The Beer Times (254)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Otra semana, justo antes de acabar, os traemos el dominical llenito de enlaces sobre cervezas.

#SiFueraUnaCerveza: Especial “Solo”

Se acerca el estreno de la película “Han Solo: Una Historia de Star Wars”, el spin-off de la saga galáctica que nos va a contar un poco el origen de nuestro contrabandista favorito. Él disparó primero... ¡Y nosotros nos adelantamos! Por ello le vamos a dedicar esta sección…

¡Pero dejando el blaster en vuestras manos! Así que en los comentarios debéis lanzaros al hiperespacio y decir que, si fuera una cerveza, qué cerveza sería Han Solo. ¡Porque a su inseparable copiloto wookiee Chewbacca ya le dedicamos su propia entrada en esta sección!

Entonces… #SiFueraUnaCerveza, ¿qué cerveza sería Han Solo?

Rogue Brutal IPA

Esta cerveza es la elaboración oficial de la Rogue Nation. Sí, como el título de una peli de Misión Imposible. Y aunque su nombre te haga esperar una India Pale Ale brutal, la verdad es que no te va a matar. Pero posiblemente sí a gustar bastante.

Es de color anaranjado, algo turbia, con una espuma de color blanco hueso no muy abundante pero sí bastante compacta y persistente. El aroma es intenso y afrutado, con lúpulos cítricos y algo de caramelo de las maltas.

El sabor es bastante parecido a lo que promete el olor. Caramelo en las maltas y futas cítricas en los lúpulos, con un claro predominio del amargo… pero no tan amarga ni tan fuerte como el nombre te haría esperar, sino con un equilibrio que la hace muy agradable.

Y tampoco tiene mucho alcohol, ya que está en torno al 6,2% ABV. No es por tanto el puñetazo que el logotipo o el nombre promete a tus papilas gustativas,y se convierte en una cerveza muy adecuada para acompañar por ejemplo el picoteo viendo una película o cualquier cena con amigos.

“Mi opinión en un Tweet:” Alza el puño, o mejor aún alza el vaso y bebe. Nota: Notable Alto.

La Cerveza en el Arte: Pieter Claesz (1)


Las naturalezas muertas son las fotos de tu plato antes de comer para subir a Instagram del pasado. Bueno, no sé si antes de comer, a medio comer o lo que no apetece comer. Pero en el siglo XVII estaban súper de moda y eran “fáciles” de hacer porque el modelo no se movía nada.

Y este autor, Pieter Claesz, estaba precisamente especializado en bodegones. Lo que denominaban (según la Wikipedia, ojo, que nosotros sabemos de beber, no de historia del arte) ontbijte (pronunciado [ontbait]), es decir, pequeños desayunos). Y se ve que Pieter era de los nuestros y desayunaba cerveza.

Porque este cuadro, llamado Nature morte avec tabatière et silex, harengs, petit pain, verre de bière et cruche à tête barbue (que al traducir al inglés se queda en “Still life with glass of beer”) tiene, precisamente, un buen vaso de cerveza.

Es un óleo sobre tabla, que mide 59,2 x 83,2 cm, fue firmado y datado en 1644 y puede verse en el Musée d'arts de Nantes, el Museo de Bellas Artes de Nantes. Nosotros tomaremos ideas de composición para nuestras fotos de cerveza para el Untappd…

Medicamentos y Cerveza: Acidosis Láctica

Tras contaros un poco las principales interacciones de los medicamentos con la cerveza, hoy vamos a hablar de un efecto concreto bastante peliagudo: la acidosis láctica. Esta supone una acumulación de ácido láctico en el cuerpo. Este ácido láctico se genera cuando las células no reciben el oxígeno suficiente para llevar a cabo su metabolismo normal. Es un fenómeno que puede deberse a diferentes enfermedades genéticas poco comunes, así que os estaréis preguntando a cuento de que os hablamos de ello en esta sección.

La razón es que hay medicamentos, como un antidiabético oral bastante empleado que se conoce como metformina, que combinado con el alcohol nos puede traer consecuencias bastante desagradables. La metformina aumenta las posibilidades de que este fenómeno se pueda dar, pero son bajas. El problema viene cuando a este factor, le añadimos otros que lo potencien, en este caso el alcohol. El alcohol disminuye la eficacia de los glóbulos rojos en su labor de transportar el oxígeno a las células. Así que es lógico pensar que el efecto de la metformina y el del alcohol se potencian dándonos más papeletas en la rifa.

Debemos añadir que en este caso, no solo el alcohol influye: llevar muchas horas sin comer, tener alguna infección grave o una diabetes descontrolada, completan el bingo de la acidosis láctica. Pero esto no quiere decir que se requieran todos los factores para que se dé, cada cuerpo es un mundo, y puede que a alguien le baste solo con uno y a quien ni reuniéndolos todos. Lo que está claro es que mejor no jugársela ya que los síntomas van desde dolor de estómago, vómitos, calambres, dificultada para respirar, bajada de temperatura y frecuencia cardiaca, hasta llegar al coma.

Solo queda remarcar que es un fenómeno raro y que bebiendo con moderación y llevando una vida sana, no tiene por qué pasarnos nada. Pero desde luego, mejor huir de las grandes borracheras y evitar los excesos si por alguna razón nos toca tomar estas pastillitas.

Vicaris Generaal

Nos encantan las cervezas belgas de botella achaparrada. ¡Es una pena que no se vean tantas nuevas así! Pero aunque se lleven mucho las latas, los growlers o lo que ahora toque… la verdad es que cada vez que vemos una botella de estas, que tienen el cuello como Fernando Alonso, pues nos fijamos y solemos probarla.

Esta de Dilewyns, la Generaal, es una cerveza de color marrón oscuro, consistencia opaca, y coronada por una cabeza de espuma beis claro. Esta es esponjosa y abundante, a la vez que persistente y pegajosa. Tiene buena presencia.

El aroma es muy maltoso. Se supone que la receta es la misma que la de su Triple, pero con tres variedades de malta en lugar de sólo una. Esto le da notas tostadas y a bollería y crema pastelera. El sabor es dulce, también maltoso. Es sabrosa y rica, sabe a frutos secos, pan tostado y tiene cierta aspereza final caramelosa. Pero predomina la fruta pasa y el recuerdo a licor dulce.

Para beber en cáliz, a una temperatura recomendada de entre 8 y 10 ºC. A esa temperatura podrás apreciar mejor sus matices y disfrutarla más. Pero ojo que tiene 8,5% ABV y puede tumbarte si no estás preparado para ello. Así que puede ser una buena opción para acompañar la cena, pero no tanta con el estómago vacío.

“Mi opinión en un Tweet:” La aprobación de esta cerveza es general, sin duda. Nota: Sobresaliente bajo.

32º Salón de Gourmets (2018)

Este año ha tenido lugar el 32º Salón de Gourmets, del 7 al 10 de mayo, que aunque se llame Feria Internacional de Alimentación y Bebidas de Calidad... no tuvo apenas lugar para la cerveza. Poco más de 15 expositores dedicados al mundo de la birra de un total de 1600. No vayamos a pensar mal que se debe al ser el patrocinador principal Estrella Galicia... pero aun así hemos podido visitar algunos brewers españoles y hablado con ellos.

Eso sí, como feria, ninguna novedad a destacar: feria monótona en la que no encontramos nada excepcional ni nuevo. Cosas como una especie de ¿cerveza? gourmet, elaborada por Gran de Select, una mezcla de vino, hidromiel y cualquier otra aberración que probablemente quede bien en cualquier menú de algún luxury restaurant, con la aprobación de Martin Berasategui.

Siguiendo con aberraciones, nos movemos a Riga, Letonia, para ver el expositor de Tanheiser, que no trae su cerveza de batalla sino sidra y una cosa llamada Beer Cocktail de miles de sabores, que se parece a cualquier otra bebida refrescante menos una cerveza. Eso sí, el representante nos invitó a beberla con whisky, un detalle para así no saborear el producto.

Dentro del panorama internacional, a destacar Lobkowicz desde la República Checa, que trajo toda su artillería, y el expositor de Canadá, bastante pobre por cierto, una muestra de Flying Monkeys y poco más. También Gravensteiner andaba por allí, con una cerveza sin filtrar, muy decente.

The Beer Times (253)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

En serio, que no os engañen, el Beer Times original es este que os trae cada domingo todos estos enlaces sobre cervezas.

Música de anuncio: Hot Stuff

¡Por fin! Nuestras plegarias han sido escuchadas y un anuncio de cerveza de la televisión por fin ha metido una canción que podemos poner con ganas en esta sección. La idea original era poner cosas que animasen un poquito para el fin de semana, y por eso la circunscribimos a los sábados…

Pero pronto la realidad televisiva se puso en nuestra contra y condenó la sección a la sequía. Así que hoy bailamos con ganas y emoción a Donna Summer y su Hot Stuff. Vale, que no es Rock&Roll (y encima la cerveza ni siquiera es sólo cerveza), …pero nos gusta.


Well’s Bombardier

Su rimbombante nombre completo es “Bombardier Glorious English”, y el de su cervecera elaboradora Wells & Young's Ltd, que ahora es propiedad de Marston's. De estilo es una ESB (Extra Special / Strong Bitter), a la que ellos añaden el “Premium”. Pero vamos, con tanto lío, mejor dejarlo en Bombardier a secas.

La cerveza es de color marrón oscuro. El color nos puede recordar a una Brown ale. La espuma no es muy abundante ni destacable, pero sí pegajosa. Su presencia es típicamente inglesa: vaso de pinta, oscura, casi sin espuma, lleno hasta el borde…

El aroma es de intensidad baja, a malta y caramelo, cierto punto afrutado y especiado que da el lúpulo Fuggles. En boca es amarga y levemente metálica. Pero también tiene esa maltosidad inglesa a galleta y caramelo que dan la maltas pale y cristal.

Con 4,7% ABV, es una cerveza de esas que los que no gustan de los estilos ingleses clásicos aborrecen. Y nosotros, que nos gustan mucho, la ponemos como bebible, pero no para tirar cohetes. Preferimos repetir de otras más sabrosas y menos “Premium”.

“Mi opinión en un Tweet:” Bombardear las papilas hasta el hastío. Nota: Suficiente.

Nuestro Reto de Mayo #12meses12birras

Mes a mes vamos completando los 12 retos que propusimos al comienzo del año para 2018. ¡Ni las doce pruebas de Hércules (o de Asterix) fueron tan trabajadas! Bueno, sí, a lo mejor lo pasaron peor… al menos lo nuestro consiste en beber cervezas, y no es tan duro.

Es más, en mayo lo que tocaba es beber una cerveza que lleve como adjunto miel o algún tipo de flor (el lúpulo no cuenta como flor, pero puede tenerlo, que parece que a muchos no les quedó claro), ya que este es el mes “florido y hermoso”.

La verdad es que con flores no hay tantas (un puñado, pero no millones), pero con miel hay bastantes. Nosotros elegimos una de Castilla, que para eso nos tira la tierra de vez en cuando. La Arévaka Negra Miel. Y, cumpliendo con el requisito y como su nombre indica, lleva miel.

No os olvidéis de participar y enviar el enlace rellenando el formulario del reto. ¡Os recordamos que hay diplomas para los perseverantes que participen mes a mes! ¡No os quedéis con la miel en los labios por olvidar un mes en #12meses12birras!

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Porter?

Las cervezas de estilo Porter tienen su origen en Inglaterra, y podríamos decir que son la gama básica de las Ales negras británicas. Más ligeras, menos densas, y en los sabores predomina el chocolate, siendo habitualmente más dulces que las Stout.

Por ello, aunque muchos de los maridajes de las cervezas Stout podrían servir también, nuestra recomendación específica pasa por otra comida muy típica inglesa: los pasteles de carne. También puede servir la empanada, claro, incluso de pisto vegetal. La cosa es que estos platos con masa (masa que se hace horneando una mezcla con harina de cereal) combinan muy bien con el perfil de la malta.

Obviamente, también combinan con mucha afinidad el chocolate y los postres. Pero queremos apostar por cosas un poco innovadoras, sin café ni chocolate: pastas, tostadas con mantequilla de cacahuete o incluso una tarta de manzana.

Y, desde luego, siempre hay quesos que combinan con cualquier cerveza, y las Porter no van a ser menos. Para acertar seguro recomendamos quesos suaves (ya que no es una cerveza muy intensa) o con un toque ahumado, que equilibran muy bien. ¿Has probado alguno de estos maridajes antes? ¡Recomiéndanos tu favorito!

Estadísticas: ¿Cuánto sabes sobre la fecha de Consumo Preferente?

La semana pasada compartíamos un test para poner a prueba vuestros conocimientos sobre la “Fecha de Consumo Preferente” en la cerveza. ¡Y bueno, hemos de daros la enhorabuena! ¡El 82% de los más de 200 lectores que lo habéis hecho habéis aprobado! Pero la media de la nota ha sido baja, rozando el 5,8 sobre 10. Así que creemos que hay unas pocas cuestiones que merecen que se destaquen los fallos y que reciban una pequeña explicación. ¡Y a eso vamos hoy!

Empezando por lo más importante: diferenciar “Fecha de Caducidad” de “Fecha de Consumo Preferente”. Casi la mitad de los que contestaron no tenían claro que la cerveza NO lleva fecha de caducidad. La fecha de caducidad es para para productos alimenticios microbiológicamente muy perecederos y que por ello puedan suponer un peligro para la salud humana. Eso no pasa con la cerveza: no te vas a poner malo por tomarla aunque haya pasado mucho tiempo. Sólo que ya no estará como debería saber. Por lo tanto, tiene fecha de duración mínima (o de Consumo Preferente).

Otra cosa que muy poca gente conocía, se ve (ya que sólo han contestado bien un 29% de los encuestados), es que no se requerirá indicar la fecha de duración mínima en el caso de las bebidas con una graduación de un 10 % o más en volumen de alcohol. Vamos, que las cervezas fuertes ni siquiera están obligadas a poner una fecha de Consumo Preferente. Esta normativa parece hecha a medida del mundo del vino, pero los cerveceros que hagan cervezas de 10% o más pueden verse beneficiados. Ojo, que si quieren pueden ponérsela, cosa que agradeceríamos, no es que esté prohibido.

Además, nos resulta curioso (quizá porque pocas cervezas lo indiquen es que estamos poco acostumbrados) que sólo uno de cada cinco encuestados crean que la cerveza debe guardarse en las condiciones que el productor marque “que deben observarse para asegurar la duración indicada”. Y los otros, cuatro de cada cinco, nos da la sensación de que no distinguen entre “despensa” y “lugar fresco y seco, protegido de la luz”, cuando viene a ser lo mismo. Abrid el armario de la cocina y leedlo en (y citamos de nuestra despensa) la bolsa de pistachos, el pan tostado, el café soluble o la miel, por poner cuatro ejemplos de cosas que claramente no van en el frigorífico. ¿Entendemos entonces que, salvo que el fabricante recomiende otra cosa más estricta, basta con ponerlo en el armario donde guardemos esos alimentos -o ni con eso, ya que no se molesta en ponerlo como los fabricantes de otros productos- para asegurar que alcance la duración mínima determinada? Según la ley, así debería ser. Y si no la alcanza en esas condiciones, debería indicar cuáles son las condiciones necesarias para alcanzarla.

La Trou du Diable La Morsure

Desde Canadá (en la provincia de Québec) nos llega “la mordedura” (es lo que significa La Morsure) de esta marca de tendencia demoniaca. Una cerveza que afirma inspirarse en las American IPA, y que definen como “Compulsive Strong Ale”.

¡Pues vamos a darle un buen tiento! La servimos en copa y vemos que es una rubia medio ámbar muy carbonatada (ha hecho “pffff” fuerte nada más abrir la chapa, pero sin sustos ni espumarajos). Genera una gran cabeza de espuma blanca, esponjosa y de persistencia media.

Huele a malta y caramelo (con un toque belga como de Triple), pero con bastante lúpulo cítrico y tropical. Sabe bastante amarga (tiene 77 IBUs para sólo 6,5% ABV), por lo que resulta a la vez sabrosa y pesada, con un amargor que empieza frutal, pero acaba siendo pináceo, terroso y áspero.

Por lo que no se convierte en una cerveza de beber muchas, sino de paladear poquito a poquito. Y, obviamente, no está diseñada para los no amantes del amargo, sino para los que saben que ese rollo les va. ¡Y los demás, que se vayan al agujero del diablo!

“Mi opinión en un Tweet:” Si ya te ha mordido la adicción a los IBUs, esta es la tuya. Nota: Bien alto.

The Beer Times (252)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Ningún domingo os ha de faltar el suplemento semanal que viene lleno de enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (40)

El mundo avanza que es una barbaridad. Dentro de poco, los robots nos quitarán el trabajo (y las parejas). Pero creemos que de momento lo más importante es que las máquinas aprendan a hacer cosas realmente importantes para la humanidad.

Vamos a empezar intentando que nos traigan una cerveza. Si lo logramos, ya podemos pasar a cosas más complicadas. Y, oye, a lo mejor descubren que les gusta la cerveza, y así no se rebelan contra la humanidad, que es una cosa muy mala.

St. Peter’s India Pale Ale

El mundo de las India Pale Ale (IPA, para los amigos; “ai pi ei”, para los que hablan inglés cervecero) es un mundo muy amplio y abierto. Hasta las grandes marcas se han metido ya a hacer incursiones en él. Pero antes de eso, las IPAs ya tenían un abanico desde las más suaves inglesas, a sus ejemplos más “hoppier”, pasando por las nuevas American IPA y llegando a extremos o variedades casi infinitos en el siglo XXI.

Pero esta busca ser una IPA inglesa de corte clásico. De color ámbar claro, limpio, brillante y muy transparente, con una espuma blanca abundante y pegajosa. El aroma es a lúpulo (pero lúpulo floral seco y cítrico) y a mantequilla (y queso gouda un poco añejo).

En boca es amarga y áspera; no muy fuerte pero sí duradero y largo. También tiene bastante malta detrás del amargor del lúpulo, con sabor a galleta y mantequilla de nuevo (por el diacetilo típico en los estilos ingleses).

Vamos, que no es nada moderna, pero tampoco fácil. Tiene sólo 5,5% ABV pero el trago es duro, invitando a beber lento. ¡Nadie dijo que las IPA tuviesen que ser fáciles! Si estuvieses en la India con sed, beberías esto -o cualquier cosa- sin quejarte tanto, seguro.

“Mi opinión en un Tweet:” New Hoppier Taste significa “Ahora, con más perro”. Nota: Suficiente alto.

Medicamentos y Cerveza: Efectos del Alcohol potenciados.

Después de contaros con qué medicamentos gana el alcohol la batalla por las atenciones de nuestro hígado, hoy toca hablar de contra qué medicamentos pierde el alcohol. En este caso lo que sucede por tanto es que el medicamento es el que inhibe el metabolismo del alcohol, provocando que la concentración de alcohol etílico en sangre sea mayor, ya que este no se metaboliza y permanece en el torrente sanguíneo.

Algunos de los medicamentos que inhiben el metabolismo del alcohol son los antibióticos del grupo de las cefalosporinas; la clorpropamida, que es un antidiabético o el ketoconazol, que es un antifúngico. Como os podréis imaginar, todo esto aumenta la toxicidad del alcohol. Y creo que todos vosotros sabéis que efectos ocasiona una alta cantidad de alcohol en sangre. Desde mareos, náuseas y vómitos, pasando por perdida de la consciencia, fallos hepáticos, coma y, en el peor de los casos, la muerte.

Algunos pensareis que somos unos exagerados, que tenéis aguante para eso y más sin llegar a ninguno de esos efectos, pero pensad que vuestro fiel hígado, el que os da ese aguante y rendimiento, no va a metabolizar mientras estéis con el tratamiento ni una gota del alcohol que derraméis por vuestro gaznate.

Así que creemos que no es algo para tomarse a broma, además de que exceptuando la clorpropamida -que cada vez se usa menos-, el resto son medicamentos se emplean en tratamientos cortos. Por lo que aquí sí que no os la juguéis, que seguro que cuando terminéis de tomar el medicamento y os pidáis una cerveza os va a saber mejor que nunca. Visualizad el momento, jardineros.

Test: ¿Cuánto sabes sobre la fecha de Consumo Preferente?

Hay una batalla que a menudo peleamos desde El Jardín en el mundo cervecero: la de defender un etiquetado sincero, claro, leal, precisa y fácil de comprender, informativo y detallado. Lamentablemente, la legislación aplicable tiene muchas lagunas y exenciones, sobre todo en el mundo de las bebidas alcohólicas como la cerveza, así que seguro que seguiremos luchando por ello durante muchos años.

¡Pero será más fácil si luchamos junto con vosotros! Por eso queremos que tengáis bien claro este tema y ayudar a entender qué es, que supone, y qué (y como) debe indicarse la fecha de Consumo Preferente en el etiquetado de la cerveza, con este test de 10 preguntas:



Las soluciones vienen al final del propio test, junto con los enlaces a la legislación aplicable y a páginas de información a los consumidores. ¡Os recomendamos hacerlo y comprobar hasta qué punto conocéis la ley o demandáis su aplicación!

Moda Cervecera: Mordor Dark Ale

Como ya sabréis (sobre todo porque hace no mucho lo reconocimos en esta misma sección) somos muy fans (frikis, podría decirse) de la obra de J. R. R. Tolkien. No tanto como de la cerveza, pero casi. Al fin y al cabo… ¡a Tolkien le descubrimos primero!

Por eso nos encanta toda la gama de “falsas” marcas de cerveza que desde Cory Freeman Design han hecho (bueno, y no sólo de El Señor, también hay cosas de otras sagas o series). Pero va, tenemos que elegir una, que tampoco vamos a copar la sección con sus diseños.

Y nos quedamos con la Mordor Dark Ale, ya que si hay que elegir una única, pues que menos que irte a la del verdadero dueño del anillo único. Y qué mejor que domine el mundo una cerveza negra, que de las rubias y las IPAs ya hemos tenido suficiente.

¿Tú con cuál te quedarías? ¿Eres más del lado oscuro o de la Compañía? ¿Destruirías la fuente del poder o te la beberías? ¿Cuál es tu personaje favorito del Senor de los Anillos? Puedes contestar a todas estas preguntas en los comentarios…

Trappistes Rochefort 6

Hay veces que los propios Jardineros nos preguntamos en voz alta “¿Pero cómo puede ser que en más de seis años escribiendo a diario aún no hayamos hablado de tal o cual cerveza?”. Y esta es una de ellas (aunque en nuestra defensa alegaremos que hay más cervezas que días tiene el año y que nos es imposible hablar de todo lo que bebemos…).

¡Pero Rochefort 6 no puede quedarse en las libretas! Porque la más pequeña de la abadía trapense de Nuestra Sra. de St. Remy es aun así una gran cerveza. De color marrón anaranjado, no muy oscuro ni muy opaca (aunque sí turbia), la espuma que corona el cáliz (en el que por supuesto has de beberla) es fina y de persistencia media-baja.

El aroma es suave y agradable: maltoso con notas a caramelo, y toque de levadura especiados y florales, con algo de fruta. Y en boca empieza dulce, luego se repiten estos mismos matices, pero acaba más seca y alcohólica de lo que te hace esperar el aroma y el primer trago.

Así que aunque de número (6) y de alcohol (esta tiene 7,5% ABV) es la pequeña de la familia (además de la que supone menor producción), de sabor es grande y bien se merece un hueco en el podio de las trapenses. ¡Si no la has probado, hazlo!

“Mi opinión en un Tweet:” Aparenta menos de lo que tiene. Nota: Sobresaliente bajo.

The Beer Times (251)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Vuelven a bajar las temperaturas, pero llega también el semanal de los enlaces sobre cervezas.

Hirschbräu Doppel-Hirsch Hell

Esta cerveza antes se llamaba “Heller Bock”, pero la reformaron, cambiaron la etiqueta a una que era la versión primaveral de su Doppelbock y ahora salen los dos ciervos (el ciervo es el emblema de la marca) peleándose en un fondo verde, en vez de la cabra que salía antes.

La cerveza en sí es de color oro pleno, con espuma blanca y esponjosa, de naturaleza abundante pero poco duradera. El olor es intenso a… cerveza. Pero cerveza en la peña de pueblo, en abundancia, impregnándolo todo: tu ropa, el suelo, las mesas… ESE olor.

El sabor es similar (para que no penséis que lamíamos el suelo de la peña, vamos a molestarnos en describirlo mejor): maltoso y empalagoso, dulce y con un punto “peleón”, con buen cuerpo y notas finales de caramelo y toffee. Una cerveza muy cerveza y mucho cerveza.

Pero esto no la hace fácil de beber. Tiene 6,5% ABV que se ocultan muy bien tras ese despliegue de intensidad cervecera, pero es fácil que te empalagues antes de poder emborracharte. Por lo que no va a ser algo que te recomendemos hoy.

“Mi opinión en un Tweet:” Más Bock que Hell, es mucho cuerno para nosotros. Nota: Insuficiente.

Birroturismo en Londres: Pubs Históricos y Clásicos

Si vas a Londres y paseas por el centro no dejarás de ver pubs y más pubs, muchos de ellos con un aspecto clásico y de corte inglés (perdón por el juego de palabras) en los que seguro te apetece calmar la sed. ¡Pero no todos los que parecen clásicos lo son! Por ello te vamos a reseñar algunos de los que visitamos, por si quieres seguir nuestros consejos.

Y empezamos por uno de los que más nos gustaron: Ye Olde Cheshire Cheese (145 Fleet St, EC4A), un pub que se mantiene en pie desde que fue reconstruido en 1667 tras el gran incendio de Londres. Oscuro, con chimenea, muchos grifos y algún cask (todo además de una de nuestras marcas fetiche: Samuel Smith).

Como anécdotas destacar que este bar tiene un loro disecado (era tan malhablado que se hizo famoso y quisieron de esta manera mantenerlo en el local) y que, por lo visto, era lugar habitual de beber de ilustres escritores como G.K. Chesterton, Mark Twain, Sir Arthur Conan Doyle o Charles Dickens.

También visitamos y nos gustó (aunque no en tan grado sumo) el Lamb & Flag (33 Rose St, Covent Garden, WC2E), un pub también muy clásico (este data de 1772) y que ahora está gestionado bajo la línea de pubs de Fuller’s. Como anécdotas, se ve que en él se hacían peleas hace un par de siglos, en plan “El club de la lucha” y que era uno de los sitios habituales de beber de Charles Dickens.

Medicamentos y Cerveza: Efectos de las Medicinas potenciados

Como prometimos al introducir esta nueva sección, vamos a informaros un poco más sobre como interactúa la cerveza con ciertos medicamentos en nuestro cuerpo. El alcohol al ser ingerido, pasa al torrente sanguíneo y es transportado al hígado, en el cual se lleva a cabo el metabolismo hepático del alcohol. En ese proceso, diferentes enzimas, se encargan de metabolizarlo y eliminar finalmente su toxicidad.

Algunas de estas enzimas, también se encargan de metabolizar ciertos medicamentos. Esto produce una batalla entre alcohol y medicamento que unas veces gana el alcohol y otras el medicamento. Pero en ambos casos perdemos nosotros. Que se imponga el uno sobre el otro depende del tipo de medicamento.

En el caso de la ciclosporina y medicamentos depresores del sistema nervioso central, tipo ansiolíticos, hipnóticos, opiodes, antihistamínicos, barbitúricos… El que gana es el alcohol. Produce una inhibición de enzimas hepáticas y esto conlleva que el medicamento no se metabolice y se acumule, aumentando así su toxicidad.

Debido a esto, los efectos adversos del medicamento se ven potenciados. Y además, en el caso de los medicamentos que suprimen el sistema nervioso central, nos puede entrar desde un sueñecito a destiempo, hasta sueños más profundos que ya no dan tan buen rollo. Así que en este caso, si os veis en la necesidad de tomar alguno de estos medicamentos, mejor evitar el alcohol. Visto lo visto, sabemos que la idea de beber una cerveza 0’0 os empieza a resultar tentadora.

Maldita Robust Porter

Vamos a comentar hoy una cerveza del país vecino, una negra lusa, o lo que es lo mismo, una Porter portuguesa. Bueno, una Robust Porter (o sea, lo que viene siendo una porter, pero más fuerte, aunque sin llegar al adjetivo “Imperial”). ¡Y es la primera cerveza de Portugal que comentamos, esta de Faustino Microcervejeira!

Una cerveza que, como hemos adelantado, es negra; pero no opaca del todo, ya que deja pasar la luz creando brillos rojizos en su oscuridad. La espuma es de color beis claro, muy abundante. Tiene además buena persistencia y es compacta y pegajosa.

En nariz destaca el aroma a café y cacao (en las versiones que más perfil de acidez tienen), con mucha presencia de las maltas tostadas. En boca es fuerte e intensa, predominantemente maltosa pero con el equilibrio tendiendo más a lo amargo. Se repite lo mismo que en nariz, pero con más regaliz.

Una cerveza interesante (con 6,5% ABV) y sabrosa, que da exactamente lo que promete. Ideal para acompañar el postre y beber en pinta a una temperatura recomendada de unos 10 ºC. Pero si la vas a beber despacio, como pide, puedes servirla un poco más fresca, claro.

“Mi opinión en un Tweet:” Estará “maldita”, pero entra como una bendita. Nota: Bien alto.

Libro: Les Peintres et La Bière / Painters and Beer

Este libro cervecero ha sido una de nuestras últimas adquisiciones y por eso lo reseñamos hoy, celebrando con todos vosotros el Día Internacional del Libro. Se debe leer todos los días, pero tener uno señalado para hacer apología de ello nos parece genial. ¡Y por eso nunca falta esta sección a la cita!

Hoy, con este libro que nos regalaron al poco de empezar la sección de Arte y Cerveza, que recopila obras que juntan dos de nuestras aficiones. ¡Lo mismo que hace este libro! Los autores, Serge Lemoine y Bernard Marchand, se dedican a recoger cuadros que a su vez recogen la cerveza en ellos.

Y es una gran selección, con casi dos centenares de ilustraciones, explicadas, y agrupadas por categorías temáticas (los ingredientes, las cerveceras, las fiestas, los bares…), recorriendo los últimos siglos de arte europeo, principalmente.

Un libro para ver y leer (está escrito todo tanto en inglés como en francés) tranquilamente, una tarde tranquila y silenciosa (como un museo) y aprovechar para tomar nota de que cuadros visitar cuando hagas Birroturismo, como hicimos nosotros en Londres en la National Gallery.

The Beer Times (250)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Ya llevamos 250 semanas trayendo puntualmente el dominical con más enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: Always Look on the Bright Side of Life

Siempre hay que mirar el lado bueno de la vida. La cerveza es una de las bebidas más consumidas en España y por tanto tendrá que estar entre las más anunciadas. Así que antes o después pondrán en un anuncio una canción que mole compartir en esta sección.

Hasta entonces tendremos que seguir viajando al pasado, cuando hasta se parodiaban y cambiaban las letras de canciones tan míticas como esta de los Monty Python en la película “La vida de Brian”, titulada, como su estribillo, Always Look on the Bright Side of Life. ¡Silbemos todos juntos!

Dougall’s Happy Otter

Desde casi el principio de este Jardín nos han gustado mucho las cervezas de la marca cántabra Dougall’s. Fue una de las primeras visitas a micro-cervecerías que hicimos y comentamos aquí, y no solemos dejar pasar la oportunidad de probar las cervezas que van sacando. Otra cosa es que las reseñemos (ya que a veces no se mantienen las cervezas en el mercado o cambian o sin más hay tanto de lo que hablar…)

Pero esta cerveza, que elaboraron en un inicio para celebrar el 50 aniversario de la variedad de cebada Maris Otter (que se utiliza para hacer malta pale de gran calidad en el mundo homebrewer y craft) al final, casi tres años después, parece haberse estabilizado en su catálogo por méritos propios.

De color rubio profundo, bastante limpia (con cierta opalinidad) y encabezada por una espuma blanca y compacta, pegajosa. No muy abundante, pero duradera. El aroma es a lúpulo herbal y frutal y a pan. En boca es amarga, con buena presencia de lúpulo (y sabor a melocotón y cítrico), y algo de malta con sabor a galleta. Pero no mucho, porque aunque es equilibrada, nos gustaría más presencia de la malta homenajeada.

Pero la moda está en el lúpulo, amigos. Y eso también nos gusta. Por eso nos alegramos de que esta cerveza de estilo American Pale Ale (con Citra, Mosaic, Chinook y Equinox) de 5,6% ABV se siga encontrando para poderla beber fácilmente. ¡Y más ahora que empieza el buen tiempo!

“Mi opinión en un Tweet:” Más feliz que una nutria bañándose en cerveza. Nota: Notable

Birroturismo en Londres: Bermondsey Beer Mile

En algo más de una milla y media (más de kilómetro y medio cada una) siguiendo las vías del tren en el barrio londinense de Bermondsey, al sur del Támesis, se ha producido una curiosa concentración de cerveceras y cervecerías. Y, a raíz de dicha concentración, los sábados abren sus puertas al público tanto las cerveceras como las tiendas y bares, pudiendo recorrerse entera (si se aplican criterios de moderación en cada parada).

Nosotros, por llevar la contraria, nos citamos con algunos cerveceros el viernes y acudimos el día antes (con el típico clima londinense, o sea, lloviendo) a visitar con calma las instalaciones de las cerveceras que se ofrecieron a mostrárnoslas. Y por ello vamos a centrarnos un poco en ellas:

Empezando por Brew By Numbers (79 Enid St, SE16), una cervecera de tamaño pequeño, con una capacidad de obrador de 20 hl y una producción anual de 3.000 hl. Se ven limitados sobre todo por lo pequeño de sus instalaciones (así que no desesperéis si cuesta que lleguen a España) por lo que muchas veces emplean la técnica del HGB, pudiendo así elaborar más cerveza a partir de mostos más densos. Además, destacan por sus cervezas Saison o con un toque “funk” belga (además de sus IPAs), elaborando unas 30 diferentes al año.

Otra visita que hicimos, más al sureste en la calle, fue a Partizan Brewing (34 Raymouth Rd, SE16). Una fábrica en sí más pequeña, pero que tiene en el mismo local el bar. Antes sus cervezas se veían más por España, pero ahora, en las propias palabras de Andy, están centrándose principalmente en el mercado local. Su obrador de 20 hl y sus pocos fermentadores les limita bastante la producción, pero su objetivo es crecer a partir de este verano.

Nuestro Reto de Abril #12meses12birras

Si proponemos un reto de carácter anual (ya veis las cosas que se nos ocurren…) pues no nos queda más remedio que participar, está claro. Y como este tiene una cita mensual, pues la sección que recoge nuestra participación tiene esa cadencia.

En abril, el reto consiste en darle otra oportunidad a un estilo de cerveza que no te guste (o que sea de los que menos te gustan). La idea es elegir un buen representante, reconocido, de dicho estilo y volverlo a intentar

Y nosotros apostamos por volver a beber la Rodenbach Classic, cuyo estilo viene definido como Sour Flanders Red Ale. Pero que un bebedor primerizo de cerveza definirá como “esto sabe un poco como a vino picado o sidra”. ¿Entendéis por qué no acaba de ser de nuestros favoritos?

Y, bien, una vez dada esta segunda oportunidad, sigue sin serlo. Hay cervezas de fermentación mixta o incluso espontánea que hasta siendo más ácidas nos gustan más. ¿Y vosotros? ¿Qué estilo habéis elegido? ¿Habéis cambiado de opinión o sigue sin gustaros? Recordad que debéis contárnoslo en el formulario del reto que hay que rellenar cada mes.

Birroturismo en Reino Unido: Introducción

Hace poco tuvimos el placer de pasar dos de los fundadores de El Jardín del Lúpulo una semana de vacaciones en Londres. Y hemos vuelto a la rutina con tanto trabajo acumulado que nos da para escribir casi una decena de entradas sobre nuestro periplo cervecero por el Reino Unido.

Por ello, antes de ponernos a saco, queremos introduciros los temas que vamos a tratar (y que de esta manera, una vez publicadas todas las entradas, esta sirva de índice. Y es que hemos intentado tocar todos los palos: hemos visitado locales clásicos de Londres (algunos de los más antiguos, entre otros) y locales modernos especializados en craft beer. ¡Pero también nos hemos dado un paseo por las afueras buscando cosas tradicionales y avaladas por la CAMRA! Además, fueses donde fueses, siempre habrá cerca un JD Wetherspoon.

Pero también hemos visitado fábricas de todos los tamaños: desde las microcerveceras (y no tan micros, alguna) de la Bermondsey Beer Mile, hasta la de Griffin Brewery de Fuller’s. Aprovechando, claro, para beber en todos los locales que nos pillasen de camino.

Y, como colofón, nuestro viaje acabó con un viaje de prensa a Escocia, a conocer las nuevas instalaciones (vale, y su headquarter) de Brewdog en Ellón (OverWorks, especializadas en cervezas ácidas), asistir a su Annual General Meeting y dar un paseo por los bares de Aberdeen.

Así que todo eso irá apareciendo poco a poco aquí en El Jardín, para que si os acercáis de viaje por UK, podáis llevar algunos deberes hechos desde casa y sepáis qué hacer para no pasar sed. ¡De nada!

Grimbergen Blanche

De la marca del Fénix, que es una de las cervezas de abadía belgas más conocidas, hoy vamos a comentar aquí en El Jardín su cerveza blanca de trigo, de estilo Wit (o Blanche). De manera regular a España sólo llegan tres variedades y esta era una de esas que nos faltaba de comentar.

Su color no es blanco, pero casi: amarilla clara de tonos anaranjados, pálida. La espuma es blanca, de burbuja fina. No muy abundante ni persistente, ya que desaparece rápidamente.

El aroma es muy leve, maltoso y levaduroso. Con esteres frutales y fenoles especiados. En boca es más amarga de lo que te esperas, sobre todo por la presencia de cilantro y la piel de naranja tan típicas de este estilo de cervezas de trigo. Aun así, es dulce y de cuerpo medio, con baja carbonatación.

La puedes beber en cáliz o en vaso tipo “tiesto”, lo que prefieras. Pero no la tomes demasiado fría, ya que no es una cerveza “refresco” y tiene sus buenos 6% ABV, por lo que no conviene beberla rápida ni aunque ahora empiece a hacer calor.

“Mi opinión en un Tweet:” Una cerveza de trigo belga fácil de encontrar, de beber y de olvidar. Nota: Suficiente.

The Beer Times (249)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Parece que esta semana llega por fin el buen tiempo, pero antes te traemos el noticiero con más enlaces sobre cervezas.

Noticias de la Prensa Generalista (21)

Volvemos con la sección que nos trae, el fin de semana, una selección de las noticias más interesantes que publica la prensa generalista sobre nuestra bebida favorita. ¡Pero esta semana tenemos una diversidad de enfoques más amplia de lo habitual en lo cervecero!

Por un lado, es inevitable que se hagan eco una y otra vez del crecimiento del sector de las microcervecerías, cifrando su número en España ya cerca del medio millar de elaboradores (sin contar los nómadas). Aún lejos de las más de 1.500 que hay en UK, pero nada mal para un país sin tradición cervecera.

Y claro, si hay tanta cerveza disponible, hay que darla a conocer al público. Por eso nos gusta que otros magacines se líen la manta a la cabeza y recomienden una selección de cervezas para probar esta estación. Claro que cambiaríamos alguna cosa, pero no está nada mal.

Eso sí, la prensa también nos da algunos sustos, como al afirmar que “por cada cerveza de más, media hora menos de vida” (lo cual, haciendo unos cálculos rápidos indica que todos los Jardineros teníamos que haber fallecido ya el año pasado). Pero si lees bien el artículo indica que sólo es a partir de la sexta pinta semanal… así que posiblemente aguantemos un par de años más dando la lata desde El Jardín.

Magic Rock Dark Arts

Desde que la probamos en el Barcelona Beer Festival de 2013 (un poco de casualidad ya que no estaba en nuestra lista original) esta cerveza si hizo un hueco en nuestros corazones usando sus malas artes (o sus maltas oscuras). La cosa es que cada vez que la volvemos a ver, picamos. ¡Y ya va siendo hora de reseñarla!

A ver, la definen como una “Surreal Stout”, por lo que entre eso y el nombre puedes imaginar una cerveza negra y compacta, densa. La espuma es media, de color beis, y poco persistente. Pero lo bueno viene ahora, cuando te acercas el vaso…

Porque el aroma a galleta, chocolate y café da paso en boca a un sabor que es a la vez ligero y complejo, muy equilibrado entre los dulces, los amargos y los tostados. Dejando un retrogusto a canela y polvorón, con sabor a regaliz y caramelo. ¡Es algo impresionante!

Teniendo cervezas así, y de solamente 6% ABV… ¿Quién necesita Imperial Stout? Bueno, nosotros, pero porque somos unos viciosos. Si no, con esto serviría para convertir a todo el mundo al lado oscuro (de los monigotes fantasmagóricos).

“Mi opinión en un Tweet:” Las artes oscuras a veces son buenas artes. Nota: Sobresaliente.

El marketing cervecero está cambiando

Decía Bob Dylan que más vale que te pongas a nadar o te hundirás como una piedra, porque los tiempos están cambiando. Y esto se aplica perfectamente al mundo de la publicidad cervecera (de la que últimamente hemos oído hablar bastante). Tomemos como ejemplo unas cerveceras de referencia en este país: Mahou, San Miguel, Voll Damm y Estrella Damm (sabemos que habrá gente que dirá que con cuatro nombres diferentes las referencias son de dos grupos de producción, pero para los efectos de esta recensión creemos que la selección es válida).

Si echamos la vista atrás (pero no mucho) a 2015 y recordamos los anuncios de estas cuatro marcas en televisión nos encontraremos con lo siguiente:

Mahou nos presentaba a una serie de felices famosos que incluían a Alaska, Dabiz Muñoz o Alejandro Sanz evocando los momentos únicos que han vivido con una Mahou en la mano. San Miguel nos contó una versión muy particular de la historia de su fábrica con una serie de señores que llevaban levadura cervecera desde Filipinas hasta España hace más de un siglo… mientras que salen mercadillos orientales y gente muy feliz. Voll Damm con la ayuda de Balagueró (es cierto que no en 2015 sino en 2014) nos presentó una serie de imágenes motivacionales de personas sudorosas y esforzadas con una cerveza como recompensa en el horizonte. Estrella Damm estaba inmerso en su campaña Mediterráneamente que mostraba a unos jóvenes diletantes (y forrados por el ritmo de vida que muestran) que pasaban tres meses en una nube alcohólica junto a una cala paradisíaca.

Apenas tres años después si consideramos la misma publicidad televisiva de las mismas marcas, nos encontramos con esto:

Mahou nos descubre la diferencia entre tanque y barrica y, en un gesto de humildad propio de un monje benedictino, agradece a toda una generación mezclada que les hayan transmitido la inspiración y actitud para iniciar una revolución que nos vuelve a métodos muy antiguos. San Miguel dedica 20 segundos de prime time para leernos una nota de cata sosa donde destacan los “ecos de cereales y lúpulos”, que es como decir que parece que tiene algo más de sabor que el agua con gas (pero tampoco mucho). Voll Damm lleva un tiempo usando a Luis Tosar para dar miedo y a un señor como alivio cómico y que nos explica que hay “cebada sólo de variedades puras” o que usan lúpulo Hallertau. Estrella Damm sigue promocionando la costa catalana, pero ahora nos pone a Chicote en primer plano para que, en una versión moderna del Cyrano de Bergerac, nos cuente una distopía de sulfitos, transgénicos y conservantes.

En estos años hemos perdido alegría y hemos ganado erudición en los anuncios; donde antes había grupos de personas reunidos en torno a una botella, ahora tenemos a una persona soltando vocablos técnicos que avalan nuestra decisión de compra. ¿Es fruto de la cerveza artesana, que les hace sombra y quieren competir con esa nueva tendencia? No lo tenemos tan claro, probablemente no sea más que una tendencia de marketing… aunque en el fondo puede que sea beneficiosa (aunque un poco más triste y con menos músicas molonas para nuestra sección). ¡Lo que está claro es que el contenido de la botella no ha cambiado tanto como la publicidad!

La Cerveza en el Arte: Edouard Manet (2)


Repetimos artista por primera vez en esta sección. No es que nos quedemos sin ideas, ya que hay muchos autores que han usado la cerveza como motivo en sus lienzos, sino que nos hace especial ilusión (y no queremos esperar más) compartir este cuadro porque la semana pasada lo pudimos ver en persona.

Está expuesto en una sala de la National Gallery de Londres (concretamente la 44), y la entrada es gratuita (con donación si tenéis a bien). Merece la pena acercarse a admirar este óleo sobre lienzo de 97,1 x 77,5 cm de Edouard Manet.

Se supone fechado en torno a 1878-80 y en principio era sólo la mitad derecha de un cuadro mayor, pero fue cortado y añadido nuevo fondo por el propio Edouard Manet. El cuadro original estaba en la Brasserie de Reichshoffen, en París. Y este, como ya os hemos dicho, acabó en Londres.

Así que, aunque se llama “Corner of a Café-Concert”, podía llamarse “Al fondo a la derecha te ponen cervezas”, aunque como bien destacan los críticos, lo hacen sin mantener contacto visual en ningún momento. ¡Qué merito!

Veltins Pilsner

En España no es una de las marcas más reconocidas de cerveza alemana. Nos sonará más porque da nombre al estadio del equipo de fútbol de la bundesliga FC Schalke 04, situado en Gelsenkirchen, al oeste del país. Pero es una de las 10 cerveceras más vendidas en Alemania.

Y esta es su cerveza “base”. Una rubia tipo Pilsener muy clara y ligera, rayando lo transparente, que hace una cabeza de espuma leve, con burbuja gorda y de presencia no muy buena.

El aroma es maltoso y metálico, no muy atractivo tampoco. Y el sabor es moderadamente dulce y ligeramente amargo, con mucha presencia del cereal en forma de grano y un poco del lúpulo en forma de hierba. Pero sin mucho más.

Por eso, aunque te la puedes beber sin problemas, no es una cerveza que recomendaríamos. Sus puntos fuertes son su baja graduación alcohólica (4,8% ABV) y su precio asequible. Bueno, y que si la bebes fría, pues refresca y calma la sed. Fin.

“Mi opinión en un Tweet:” ¡Aupa Schalke 04! (Pero brindando con otra cerveza en la mano). Nota: Insuficiente.

The Beer Times (248)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

No podíamos dejar de traer este suplemento semanal lleno de enlaces sobre cervezas.

The Alchemist Heady Topper

Esta cerveza nacida en el sótano de un pub de Vermont en 2003, se encuentra en el top 3 de IPAs con más renombre para la mayoría de fanáticos del lúpulo (especialmente americanos, aunque últimamente también del resto del planeta). Junto a las dos Pliny de Russian River, forma parte del imaginario cervecero craft desde hace años. The Alchemist, además, es considerada de facto creadora del estilo New England IPA / Vermont IPA, tan en auge, pese a que a ellos mismos no les gusta mucho esta definición.

De casualidad y carambola, nos hemos podido agenciar una de estas cervezas. Ha sido probada muy fresca, aunque desconocemos si ha mantenido la cadena de frío al largo del viaje. Este es un tema en el que se insiste mucho desde the Alchemist, y todos los vendedores autorizados de Heady Topper deben mantener la cadena de frío desde la fábrica hasta la venta, pasando por supuesto por la tienda. Esto aparte, veamos cómo se puede definir.

El color apenas lo vimos porque, tal como nos recomienda the Alchemist, la tomamos directa de la lata (somos bien obedientes) aunque echamos un poquito en un vaso para averiguar que es dorada pálida, turbia, con una espuma blanca persistente. Heady Topper es una cerveza enfocada al lúpulo (en su mayoría al Simcoe). Tiene una entrada cítrica y floral, amable, con bastante presencia de levadura (ésteres de piña), que la hace sentir espesa. La malta compensa a nivel de paladar, aportando un agradable dulzor, pero a nivel de sabor no pasa de un toque a miga de pan fresco. El final es notablemente amargo, pero no incómodo.

Esta Doble IPA con un 8% ABV destaca por ser muy redonda, con un amargor perfectamente medido, muy agradable de beber y de trago peligrosamente sencillo. Este cuerpo y sutil dulzor maltoso acompañado del lúpulo, casi balsámico, que se expande en la boca y va haciéndose más agradable a cada trago, creemos que puede ser su secreto. Es una cerveza espectacular, pero tan espectacular como otras IPAs y DIPAs que hemos podido probar con mucho mejor precio y disponibilidad (aquí, porque el precio en Vermont es más que justificado).

“Mi opinión en un Tweet:” Para probar una vez en la vida, pero para no repetir a menos que vivas allí. Nota: Sobresaliente.

Medicamentos y Cerveza: Introducción

Seguro que todos vosotros, ya sea de manera ocasional o continuada, habéis tenido que tomar algún medicamento. Y como buenos bebedores de cerveza, habéis temido el momento de leer el prospecto y que este os indique que vais a tener que aparcar vuestra afición. Algunos de estos prospectos te indican algún motivo para prohibir el consumo de alcohol, pero otros se limitan a la prohibición sin más explicación.

Nosotros, que somos muy curiosos, nos negábamos a dejar de beber porque sí, sin mayor explicación. Y antes que saltarnos las indicaciones a la torera y rebelarnos sin mayor información contra el sistema, hemos decidido investigar un poco más sobre el tema y queremos compartirlo con vosotros.

En próximas entradas de esta nueva sección os hablaremos sobre como interactúa el alcohol con algunos medicamentos, algunos efectos concretos e importantes que se deben tener en cuenta y el uso terapéutico en algún caso de estos efectos producidos por la interacción. Y no solo vamos a hablar de alcohol, por desgracia, os hablaremos de algunos medicamentos que interactúan con la cerveza por otros motivos.

Esperamos que toda la información que vayamos dando en esta sección os resulte útil e interesante para aquellos momentos en los que la salud no os acompañe del todo. Aunque somos conscientes de que lloraréis igual cuando el prospecto os impida tomaros una cervecita. Pero al menos podréis pensar en lo que pasaría si lo hicieseis y la idea de tomaros una cerveza sin alcohol no os parecerá tan mala.

Moda Cervecera: Illustrated Anatomy of Homebrew

Desde que conocemos más a fondo el mundo de la cerveza sentimos verdadera admiración por los cerveceros caseros. Gente con principios y perseverancia, capaz de madrugar un fin de semana para pasarse horas limpiando a fondo.

En el blog y en nuestro entorno hay además unos cuantos vegetarianos. Tienen suerte de que el “despiece” de este arte sea completamente apto para ellos (salvo puntuales excepciones). Y por ello pueden ser cervecerianos, o brewerianos. ¡No es una dieta, es un estilo de vida!

Y en esta camiseta, te cuentan los ingredientes y partes que lo componen. Desde los más conocidos (agua, malta o lúpulo) hasta los más importantes (una pizca de magia y, sobre todo, tiempo).

No dudes en ponértela para brewear, ir a ferias y eventos (como el congreso de la ACCE que es en breve) o sin más para que la gente te mire un poco raro por la calle y puedas aprovechar para darles unas pocas explicaciones y datos básicos sobre este hobby.

Geocaching y Cerveza

El geocaching es una actividad recreativa que consiste en la búsqueda de "tesoros" o cachés (normalmente cajas con una hoja de registro dentro) mediante coordenadas GPS. En los cachés más sencillos, los tradicionales, nos dan únicamente una coordenada y algo más de información sobre el tamaño y la dificultad de encontrarlo. Pero con los años, aparecieron tipos de caché más complejos, como los mystery (en los que debes resolver un enigma para hallar las coordenadas), los multis (en los que debes visitar diferentes etapas para encontrar la coordenada final) o los virtuals (cachés en los que debes realizar una tarea en lugar de encontrar una caja).

Aunque hay una norma al colocar uno de estos escondites consistente en no poder ubicarlo dentro de un lugar privado, son varios los cachés que nos proponen rutas por cerveceras, nos informan sobre ellas o incluso nos proponen pub crawls. Hemos seleccionado cinco, repartidos por el mundo. Si hacéis geocaching (uno de los becarios lleva unos años en el tema), aprovechad para mezclar dos de vuestros hobbies. Si no, os recomendamos que ojeéis el juego. ¡Quizá os animáis!

Caché 1: Pub Crawl por Dublin (Virtual)
En este caché deberéis visitar 17 pubs antes de poder firmarlo como encontrado. No es necesario tomar nada, pero claro... a ver quién se resiste.

Caché 2: Pub Crawl por Bruselas (Multi)
En este multi hay que visitar un pub y responder una pregunta. Una vez respondida, obtendremos la coordenada de un segundo pub. Y así hasta 7 puntos.

Caché 3: Plzensky Prazdroj / Pilsner Urquell (Tradicional)
En la puerta de la fábrica (coordenadas N 49º 44.931 E 013º 23.313) encontraréis una gran caja de madera. Dentro, varios objetos y un libro para firmar.

Caché 4: Brugse Beer VIII (Mega event)
Los megaeventos son encuentros a los que acuden más de 500 geocachers. Los míticos Brugse Beer son reuniones de cientos de jugadores en las que luego se va a cervecear sin piedad por Brujas. El próximo es el 6 de abril. Un poco justito pero aún a tiempo.

Caché 5: Earthbeer (Mystery)
Este caché fue creado por uno de los becarios. Para encontrar el tesoro hay que resolver 20 preguntas tipo test y asignar los valores obtenidos a unas variables. Es de alta dificultad para un no-cervecero, pero para alguien que lo es... eso sí, está en catalán.

Y hasta aquí esta entrada. ¿Algún jugador entre los lectores? ¿Alguien que se anime? ¡Contad vuestra experiencia en los comentarios!

Dupont Monk's Stout

Desde una cervecera que siempre ha estado especializada (o asociada) en las cervezas de estilo Saison, nos llegó una cerveza negra de estilo Stout (que es un estilo que les gusta bastante a los belgas). Eso sí, viene a su manera belga, con segunda fermentación en botella.

El color es negro, con brillos rojizos pero escasos, es bastante opaca. La espuma es abundante y de color beis claro, pegajosa. Bastante más abundante que en las Stout que proceden del Reino Unido, sin duda. El aroma es medio a malta, con notas de caramelo, grano y pan tostado.

El sabor es amargo, con mucha presencia de las maltas oscuras en forma de café, chocolate y torrefacto, con un regusto seco y leve presencia de lúpulo de corte inglés (que no del corte inglés, ojo). La levadura le da un toque final especiado.

Es una cerveza para beber en vaso o pinta, a buena temperatura (entre 8 y 10ºC), y acompañar como nos gusta algo de sushi o de marisco. Y, para los belgas, además, tiene poco alcohol (5,2% ABV). Pêro, sin embargo, no entra dentro de nuestras favoritas.

“Mi opinión en un Tweet:” Los monjes merecen una Stout mejor. Nota: Suficiente.

The Beer Times (247)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

¿Estás de vacaciones? No te preocupes, estés donde estés te llevamos el dominical de los enlaces sobre cervezas.

Música de anuncio: L'amour est un oiseau rebelle

Vale, nos gusta más el Rock&Roll, pero estamos contentos de que por fin hagan un anuncio de cerveza en la televisión y utilicen una canción que podamos poner orgullosos en esta sección. Una canción que es un aria de una ópera compuesta en 1875, aunque posiblemente la conozcas por otro nombre.

Y es que El amor es un pájaro rebelde (en francés: "L'amour est un oiseau rebelle"), de la obra Carmen de Georges Bizet, es más conocida como la “Habanera”. ¡Pero a nosotros nos gusta, la llames como la llames!

Spencer Monks' Reserve Ale

Cumpliendo vuestros deseos al elegirla en votación la semana pasada, hoy publicamos la nota de cata de la cerveza estilo Quadrupel de la abadía trapense norteamericana de Spencer. Un estilo mucho más habitual para los monjes que la IPA trapense que también hacen en la abadía de Saint Joseph.

De color rubí profundo, casi negro. Con algo de turbiedad, pero no completamente opaca. La espuma es de color beis, compacta y pegajosa. El aroma es agradable, pero leve. Notas de malta, caramelo, azúcares… Nada muy destacable.

Así que en boca sorprende por lo intensa. Además de una buena carga de maltas parece que lleva especias, lo cual la da un toque muy particular (que no se debe entender como algo malo) potenciando los sabores dulces y los umami. Fruta pasa y caramelo son otras de las cosas que se pueden encontrar en ella.

Además de un final alcohólico que hará calentar las mejillas (y que no es de extrañar, ya que tiene 10,2% ABV) y un buen cuerpo, con la carbonatación justa. Una cerveza que está a la altura de otras Quadruples trapenses, pero que no puede ponerse en el top, ya que es un lugar muy reñido.

“Mi opinión en un Tweet:” Los monjes estadounidenses entran de nuevo a oración. Nota: Notable.