¿Qué significa que ponga M16 o M17 en los vasos de cerveza?

Si sois observadores, os habréis fijado que muchos vasos de caña o de pinta de los que usamos para beber cerveza tienen detrás (entiéndase por detrás la parte opuesta a la que aparece el logo de la marca, si lo tuviese) una M con dos números. Tipo M06, M16 o similar. ¿Y no os habéis preguntado qué significa?

Pues nosotros sí. Y hemos descubierto que es una cuestión que, por ejemplo en Reino Unido, se usa para regular la capacidad de los vasos que se utilizan para la venta al público de cerveza de barril. Así, se te asegura que en él cabe la medida estándar prometida. La CE es de “Conformité Européenne”. La M es de “Marcado".

¿Y el número que parece tan importante? Pues es tan sencillo como que son las dos últimas cifras del año en el que se aplicó (y comprobó) dicha marca. Por lo que si pone M07, podemos fácilmente calcular que ese vaso tiene ya más de una década. Los demás números son los del organismo que lo ha inspeccionado y aprobado. ¿Útil?

Bueno, pues salvo para los coleccionistas, no mucho. No pasa de una anécdota. Pero al menos nos despejará la duda si alguna vez la habíamos tenido, y nos habíamos quedado filosofando sobre el tema mientras nos tomábamos una cerveza. ¡Y nos asegurará que si hemos pedido una pinta, es una pinta lo que nos han servido! (Válido tanto en 2007 como en 2027).

Abridor Mierder

Mucho estábamos tardando en tener en nuestra colección de abridores a la estrella de los emoticonos del Whatsapp, el símbolo de la generación de los pulgares frenéticos: el abridor Mierder. Ya lo esperábamos como agua de mayo. Amigo, si no tienes tu abridor Mierder, es que no eres un auténtico influencer.

Ideal para abrir cualquier tipo de cerveza que nos disguste y tengamos en el fondo de nuestra nevera para reseñar, o de esas que te obligan a probar tus amigos el día que se compran su “DIY: pack cervecero, sea un auténtico brewmaster”. Incluso, si eres dueño de un bar, puedes demostrar tu estado de ánimo utilizando este singular y escatológico utensilio, dependiendo del día que tengas y del listo de turno que te venga a dar la típica clase de cómo elaborar nuevas NEIPAs.

Es fácil de encontrar en las tiendas de objetos curiosos y a menudo innecesarios, esas tiendas de estilo principalmente nórdico en las que al entrar tu primer pensamiento es: “¡Maldita sea! ¡Cómo habré podido pasar parte de mi existencia sin haber tenido esta máquina de agujeros de macarrones!”. Pero si hay que poner un inconveniente a este abridor con la caca sonriente, sería el tamaño del mojón en cuestión, algo incómodo de utilizar y de ergonomía complicada.

Quizás los departamentos de marketing se pueden plantear su política de elección de regalos de empresa ahora de cara a las navidades: “Ponga un mierder en su vida, ponga un mierder en su birra” ¡Lo vemos triunfar!

Carta de Aromas: Vainilla

Un aroma que puede encontrarse a menudo en la cerveza es el olor de la vainilla. Esto puede ser por varios motivos. Los más habituales son que lleve como ingrediente vainilla o que haya estado envejecida en barrica.

Si el productor le ha echado vainas de vainilla a la cerveza, está claro de dónde viene su olor. Pero si sólo ha estado en barrica (o envejecida con madera), se debe a que esta tiene lignina, que en contacto con la cerveza puede dar metil-vanilina, responsable de este aroma.

Pero no solo eso; también se puede formar a través del tratamiento térmico de los granos de cereal (o sea, en el proceso de malteado). Así que es importante reconocer este aroma, ya que podemos encontrarle por muchas fuentes en nuestras cervezas.

Para ello, id al supermercado o tienda de ultramarinos más cercana, y en la sección de repostería o especias pedid vainilla en rama y oled, oled. De esta manera, habréis incorporado un nuevo aroma a vuestro catálogo olfativo.

Ámbar 0,0 Sin Gluten

Hacía mucho que no reseñábamos una cerveza sin alcohol. Y ya sabéis que nos gusta hablar de ellas. Muy a menudo (por conducir o tomar medicinas) nos toca personalmente beberlas, pero sabemos que otras muchas personas lo hacen porque prefieren sin más no beber alcohol. ¡Y en este caso, la de hoy, sirve incluso para los que también eligen (o están obligados a) evitar el gluten!

Y en eso, La Zaragozana han sido pioneros en España. Esta 0,0 sin gluten viene a sustituir a la anterior “Ámbar Green”. Pero ambas comparten la ausencia de alcohol y con un contenido de gluten inferior a 6 partes por millón (además del uso de maíz, fibra alimentaria soluble y aromas, que conocemos porque la ley no exime a las cervezas sin alcohol de poner todos los ingredientes).

El color es ámbar (como la marca), dorado anaranjado. La espuma no es muy abundante ni persistente, de aspecto esponjoso. El aroma es escaso (y principalmente metálico). Y el sabor resulta maltoso y dulce, aunque con un trasfondo amargo que lo equilibra un poco.

En conclusión, es una cerveza que pasa sin pena ni gloria, y que no recomendaríamos si puedes consumir alcohol y/o gluten. Tan sólo si tienes las dos cosas vedadas te animamos a beber esta cerveza con 0,0% ABV y entonces recibe el aprobado justo.

“Mi opinión en un Tweet:” Sin alcohol, sin gluten y sin gracia. Nota: Suficiente.

The Beer Times (229)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si haces cerveza en casa, recuerda elaborar para el concurso mientras lees el semanal de enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (35)

Es fin de semana, y con él llega el mayor consumo de cerveza. Cerveza a cañas, a pintas, a litros… Cerveza en cantidades industriales. Dignas de la Oktoberfest o del consumo per capita de la República Checa. ¡Sabemos que los que nos leéis sois así!

Pero os vamos a animar a beber con responsabilidad y moderación. ¡Todos estamos seguros de que la cerveza es buena! Pero los excesos son malos. No intentéis abarcar más de lo posible… o las consecuencias serán catastróficas!

Lervig / Way Beer - 3 Bean Stout

Sinceramente, el único motivo por no haber publicado nada acerca de esta cerveza anteriormente es porque en principio apuntaba a edición limitada (y no nos gusta hablar de cosas que luego no tiene interés leer). Pero vemos que la han reeditado, posiblemente debido a su éxito. Esta colaboración entre Lervig (Noruega) y Way Beer (Brasil) es una de las apuestas más sorprendentemente ricas en el terreno de las cervezas con especias.

Son muchas las cervezas con adiciones de ingredientes no típicamente cerveceros. A veces se usan para camuflar defectos, y otras para transformar una simple cerveza en magia líquida. Es el caso que nos ocupa, el de una Russian Imperial Stout con tres habas o vainas añadidas: cacao, vainilla y tonka.

La cerveza es negra como el petróleo, con una espuma ocre consistente. El olor es penetrante y dulce, a cacao, vainilla, melaza y ron de caña. También distinguimos un curiosísimo aroma a piel de lima, o a lima fermentada, parecido al de una caipirinha. Suponemos que es el frescor especiado que le da el haba tonka, que nunca hemos probado a secas. Notamos también algo de canela y poco café. La cerveza ofrece un equilibrio de sabores y matices con una precisión al alcance de pocos cerveceros.

Es una cerveza dura, ya que tiene un 13% ABV. Para beberla recomendamos dos cosas: la primera, una copa balón, y la segunda, tiempo. No es una cerveza de trago ligero, y el disfrute a medida que se calienta aumenta. La recomendamos fresca (no fría) al principio, a unos 6-7ºC. Y beberla de tal manera que terminemos a unos 12ºC. De esta manera podremos disfrutar de su genial evolución en la copa. La podemos tomar tanto con platos contundentes (quesos azules) como con postres (brownies, crema catalana...)

“Mi opinión en un Tweet:” Primero, segundo y postre, con guinda incluida, todo en uno. Nota: Sobresaliente alto.

Maltas: Trigo

El último grupo del que vamos a hablar es de las maltas de otros cereales. Debido al boom de la cerveza artesana, las intolerancias a algunos cereales o sus compuestos y el espíritu aventurero de los malteros y cerveceros, cada día son más los estudios que se llevan a cabo sobre el malteo de diferentes granos. Algunos se venían empleando de manera tradicional y otros están surgiendo ahora. Para finalizar esta sección os hablaremos de tres de los cereales que más se están empleando actualmente en cervecería, después de la cebada. Empezaremos con la malta de trigo.

Su gama de color suele estar entre 1’5-3’5 SRM, aunque como se pueden aplicar prácticamente las mismas técnicas de malteo que en el caso de la cebada, podemos encontrar maltas de trigo con hasta 550 SRM.

El principal inconveniente con el uso de la malta de trigo viene en la elaboración. Su alto contenido proteico requiere macerados más intensos y la falta de cascarilla del grano hace que el lecho filtrante se compacte con mayor facilidad y el filtrado sea lento y tedioso.

Pero la malta de trigo aporta dulzor, cuerpo y turbidez a la cerveza, y promueve la formación y retención de espuma, así que es muy habitual. Se emplea como malta mayoritaria en estilos como Weizenbier o Berliner Weiss, aunque también se puede incluir en menores cantidades a otros estilos para aportarles alguna de sus ventajas. En resumen, una gran herramienta para elaborar cervezas de trigo o experimentar con otros horizontes. El límite, como siempre, lo ponéis vosotros.

Moda Cervecera: Velociraptor Cervecero

Los que nos seguís con asiduidad sabéis que, además de amantes de la buena cerveza, somos unos frikis de tomo y lomo. ¡Y no sólo frikis de la cerveza! Sino frikis de todo lo bueno que nos da el mundo: cómics, cine, ciencia ficción, música, historia, etc.

Pero parece mentira que en casi seis años de publicaciones, nunca (ojo, NUNCA) hayamos hablado de dinosaurios. ¡Con lo que molan los dinosaurios! ¡Todo es mejor con dinosaurios! Y si ese dinosaurio trae consigo unas cervezas, pues mejor que mejor.

Por eso nos hemos enamorado de esta camiseta donde un Velociraptor de los de Jurassic Park (aclaramos esto porque los de la peli –y el de la camiseta- se parecen más a un Deinonychus que a un verdadero Velociraptor, como todo friki sabe) lleva dos cervezas.

Eso sí, no sabemos qué pensará de esto el Filosoraptor del meme, pero tal vez no vaya a compartir las cervezas contigo, sino que vaya a maridar las cervezas contigo. ¡Chica lista!


Vasos para Cerveza: Pilsner

El vaso diseñado para beber las cervezas de estilo Pilsner es uno de los vasos más sencillos que hay. Recto o casi recto (con curvas muy sutiles), una base gruesa y un cristal que sube casi vertical, abriéndose más en la parte superior que en la inferior.

Al ser alto y estrecho, permite apreciar bien el color claro y dorado de este estilo de cerveza, y ver subir por toda su longitud las burbujas que generan. Algunos tienen grabado con laser en la parte inferior algún punto o dibujo que sirve como núcleo (nucleado) generador de una corriente continua de burbujas.

El formato de este vaso permite además la creación y el mantenimiento de una buena cabeza de espuma que vaya dejando las marcas (encaje de Bruselas) en el vaso al ir bebiendo y bajando el nivel del líquido.

Y aunque sus principales “pros” sean estéticos, la verdad es que es un vaso que no modifica o repercute mucho en la percepción organoléptica de la cerveza, por lo que sirve como vaso neutro para la cata, al no concentrar aromas ni sabores.

Gouden Carolus Tripel

Hay una cosa que los belgas hacen como nadie más: las cervezas belgas. Parece una bobada, pero no. Si quieres encontrar los mejores ejemplos de cervezas de los estilos tradicionales belgas, no te queda más remedio que ir a buscarlos en las fábricas clásicas belgas.

Y Het Anker, con sus Gouden Carolus, lo clava, como con esta Triple con segunda fermentación en botella. De color amarillo ambarino, levemente turbio, con aspecto arenoso. Tiene una cabeza de espuma blanca no muy abundante ni persistente, pero que mantiene buena presencia.

El aroma es muy maltoso: afrutado y a galleta y caramelo. El sabor es dulce y rico, muy sabroso. A las notas de frutas y caramelo se une cierto carácter especiado que redondea la complejidad de la cerveza.

Se recomienda beber en copa de cáliz a unos 7 grados centígrados (ojo que harán destacar su 9% ABV), y acompañar de platos como pollo a las hierbas provenzales o quesos ligeros y grasos. ¡Será todo un éxito!

“Mi opinión en un Tweet:” Últimamente sólo recomendamos cosas buenas. Nota: Sobresaliente.

The Beer Times (228)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

El domingo es menos domingo si abres un botellín y lees estos enlaces sobre cervezas.

Franziskaner Hefe-Weissbier Naturtrüb

Hoy vamos a hablar de la Franziskaner de trigo… (se oyen voces al fondo: ¿de la Franziskaner? ¿En 2017? ¡Pero si eso es al menos del siglo pasado! ¡Si ya todo el mundo la conoce!) …bueno, puede ser que sea una cerveza hiper-mega-conocida de trigo, pero siempre merece la pena hablar de algo que sea bueno aunque sea clásico.

Por eso le dedicamos unas líneas a esta cerveza de Múnich de color naranja amarillento, muy turbia (como suelen ser las cervezas con la levadura sin filtrar alemanas), y con una de las coronas de espuma más abundantes del mundo cervecero.

Huele a éster de plátano (lo cual es tradicional en las weizenbier bávaras), pero también se deja notar el trigo, la levadura, y un toque especiado. Sabe muy dulce -es uno de los estilos más dulces de cerveza- y afrutada, repitiendo los mismos matices que en la nariz. Y sin embargo, un leve toque ácido al final le da un perfil muy refrescante.

Vamos, que cumple los estándar del estilo a la perfección (tiene un 100 en la web de rating más famosa) y se puede encontrar en botella o lata de medio litro por poco más de un euro. ¿Qué mejor para beber y llevar en la neverita o la mochila (o tener siempre al fondo del frigorífico) que algo como esta cerveza de 5% ABV?

“Mi opinión en un Tweet:” Un bocata de pan en una lata pa’llevar. Nota: Notable.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Stout?

Recordemos que para maridar cerveza con comida, lo ideal es conocer bien las características de ambas cosas a combinar. Como estas pautas son recomendaciones genéricas, lo importante es recordar que en las stout sobresalen los sabores a maltas tostadas, con recuerdos a regaliz, café, chocolate, etc.

Por lo tanto es habitual que las carnes asadas combinen bien, dado que ambas están bien modificadas por la acción del calor. Tradicionalmente, en Inglaterra se han maridado con ostras. Nosotros preferimos el sushi y el sashimi, pero como es mucho más sutil de sabor, sólo con las stout más suaves.

Además es un acompañamiento ideal para postres y chocolate, pero claro, eso es muy típico. Quizá sea mejor probar cosas más arriesgadas, como los pescados ahumados. O con una parrilla de vegetales, ya que enfatiza el sabor umami y equilibra el dulzor que estas tienen.

En definitiva, aunque parezca que son sólo para postres, las cervezas negras inglesas de tipo Stout quedan bien con muchos platos y comidas, siempre que sigas las normas generales de maridaje. ¡Aunque a lo mejor también quedan bien si te las saltas! ¿Cuál es tu combinación favorita?

Pronunciación de Estilos de Cerveza en Inglés

¿Estás en Londres y quieres pedir una cerveza pero no sabes cómo se pronuncia el estilo que quieres? No te preocupes, es algo que nos ha pasado a todos. Incomprensiblemente, por mucho bilingüismo que se quiera poner en las escuelas, un vocabulario tan básico como es el cervecero no se enseña ni en primaria ni en secundaria.

Y, aunque la RAE admite como opción en los extranjerismos el mantenimiento de la grafía original, pero con pronunciación a la española y acentuación gráfica según las reglas del español, esto sirve para pedir una “pale ale” (leído tal cual) en Madrid, no en Manchester.

Por ello, tanto por si quieres pedir en el extranjero, pronunciar bien las palabras según su origen, fardar de cultura cervecera o evitar que te frunzan el ceño al hablar de estilos de origen extranjero, te traemos este pequeño vocabulario con su pronunciación.

Amber Ale
/ˈæm.bər ˈeɪl/
“ambah eil”
Barley Wine
/ˈbɑː.li .waɪn/
“bahli uain”
Best Bitter
/best .bɪt.ər/
“best bitah”
Brown Ale
/.braʊn ˈeɪl/
“Braun eil”
California Common
/ˌkæl.ɪ.ˈfɔː.ni.ə ˈkɒm.ən/
“califóni-a comon”
Cream Ale
/ˌkriːm ˈeɪl/
“crim eil”
Golden Ale
/ˌɡəʊl.dən ˈeɪl/
“golden eil”
Imperial Stout
/ɪmˈpɪə.ri.əl .staʊt/
“impíri-al staut”
India Pale Ale
/ˈɪn.di.ə ˌpeɪl ˈeɪl/
“india peil eil”
IPA
/aɪ piː eɪ/
“ai pi ei”
Mild
/maɪld/
“maild”
Milk Stout
/ˈmɪlk ˌstaʊt/
“milk staut”
Old Ale
/ˌəʊld ˈeɪl/
“old eil”
Ordinary Bitter
/ˈɔː.dən.əri .bɪt.ər/
“ódineri bitah”
Pale Ale
/ˌpeɪl ˈeɪl/
“peil eil”
Porter
/ˈpɔː.tər/
“pohtah”
Pumpkin Ale
/ˈpʌmp.kɪn ˈeɪl/
“pampkin eil”
Scotch Ale
/ˌskɒtʃ ˈeɪl/
“scoch eil”
Smoked Beer
/sməʊkt ˈbɪər/
“smoukt biah”
Sour
/saʊər/
“sauah”
Special Bitter
/ˈspeʃ·əl .bɪt.ər/
“spesial bitah”
Strong Ale
/ˈstrɒŋ ˈeɪl/
“stron eil”
Wee Heavy
/wiː hev.i/
“güi jevi”
Wheat Ale
/wiːt ˈeɪl/
“güit eil”
Winter Warmer
/ˈwɪn.tər .wɔː.mər/
“güinte guomah”


Y, como regalo (ya que no es un estilo), una palabra que es igualmente problemática: Brew, se pronuncia / bruː/, o sea “bru”. Y un consejo: la ciencia ha demostrado que es verdad que lo hablarás mejor con un par de cervezas en el cuerpo. ¡De nada! (yu uelcom)

Debate: Otros Estilos Cerveceros

Una de las cosas que ha acompañado desde el comienzo el movimiento cervecero de las últimas décadas (el craft americano, el artesanal europeo, …) es el resurgimiento de estilos minoritarios regionales que estaban extintos o muy localizados.

Así, ahora se hace Wee Heavy en Estados Unidos, Gose en Barcelona, Berliner Weisse en Toledo o Braggot en León. La globalización y la moda han roto las fronteras de los estilos y cualquier cosa antes minoritaria puede hacerse en cualquier parte.

Pero no dejamos de ceñirnos a la cerveza “europea”. ¿Cuándo se van a poner de moda (aunque casi nos conformamos con “ver” o “probar”, no es necesario que sea una moda) nuevos estilos cerveceros de otras tradiciones? Queremos beber una Dolo o Ikigage (cervezas africanas con sorgo), o una Umqombothi (con maíz). O una Chicha sudamericana (también principalmente de maíz) o una Huangjiu china (a base de, como no, arroz).

Como en todo lo que expansión se refiere, el mundo WASP (white anglo-saxon protestant) con EEUU a la cabeza domina el imperio de la moda y de lo que los demás copiamos. A ver si se dan un paseo por otras culturas y descubrimos que hay mucha más cerveza además de los 150 estilos de Michael Jackson o de BJCP. ¿No os parece?

Omnipollo Noa Pecan Mud Cake

De un tiempo a esta parte, la cervecera sueca Omnipollo se ha hecho un lugar de honor entre las cerveceras VIP del panorama craft. Primero entró con buenas IPAs, y luego remató con cervezas muy innovadoras pertenecientes a varios estilos, mayormente Imperial Stouts y sours.

Su Noa Pecan Mud Cake es uno de sus buques insignia. Con un 100/99 en RateBeer, y con una auténtica legión de groupies detrás, puebla varios bares cerveceros con precios no exentos de cierta polémica. En Barcelona, por ejemplo, las medias pintas –ojo, las cañas- de esta cerveza cuestan entre 7 y 8 euros. ¿Qué la hace tan especial?

La cerveza es negra, petrolífera, densa, con una espuma ocre que se disipa con relativa rapidez. El aroma es sorprendente: cacao, bizcocho industrial, ron y vainilla a go-go. Es tan intenso que eclipsa cualquier otra nota aromática. La verdad es que nos resulta algo artificial y un poco pasado de vueltas. Para hacernos una idea... huele a Phoskitos borracho. Tiene lógica teniendo en cuenta que es una Russian Imperial Stout aromatizada (en algunas versiones con aromas artificiales, en otras con aromas naturales). La cerveza, rozando lo empalagoso, se hace dura al final (especialmente si no es la primera). El trago es alcohólico, no podemos olvidar su 11% de alcohol en volumen.

Como se puede deducir, tras la fama adquirida y su coste, la cerveza nos resultó algo decepcionante. Sí es cierto que es golosa, plena, corpulenta y deliciosa. Pero su artificialidad y empalagosidad la bajan de un olimpo que no acabamos de entender, especialmente en la puntuación de 99 que hace referencia a la adecuación al estilo. Habrá que ver la reacción de los que siempre han criticado a las cerveceras industriales por usar extractos.

“Mi opinión en un Tweet:” Es a una Russian Imperial Stout lo que un Bony a un bizcocho. Nota: Notable bajo.

The Beer Times (227)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Te recordamos que puedes leer cosas sobre el Concurso Homebrewer, además de otros muchos enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (34)

Con el estreno de un par de películas de superhéroes en las carteleras en este mes, y nuestra frikez inherente, no podíamos dejar pasar la oportunidad de juntar de nuevo nuestras aficiones en esta sección tan animada.

Por eso hoy queremos brindar por la normalización de la cultura del cómic gracias al cine con Aquaman, la Viuda Negra, Thor y, por supuesto, Batman. ¡Salud! ¡Alcemos nuestras cervezas!




De Molen Bommen & Granaten

Cuando hablamos de la gente de De Molen (aka "los molineros") pensamos casi siempre en cervezones potentes y memorables... y bueno, pues probablemente éste sea también el caso. Precisamente con este clásico de las Barley Wine, de las que matan dulcemente: Bommen & Granaten, o lo que es lo mismo, Bombas y Granadas. Destacar que hay varias versiones más de esta cerveza, envejecidas en barricas de distintos vinos, aunque la que nos ocupa hoy es la básica.

De la presentación poco vamos a hablar, la inconfundible botella de la cervecera, etiqueta B&W con la información necesaria (y completa). La cerveza presenta un opaco color ámbar rojizo, de poca espuma y carbonatación casi nula, con corona poco persistente. En cuanto a la densidad es llamativamente alta.

Llama notablemente la atención su aroma dulce a caramelo (usa maltas Caramel) y sobre todo un fuerte olor a uva pasa (similar al Pedro Ximénez) e incluso higo y mosto. También vienen aromas de frutos rojos y orejones, sutilmente cítrico tal como se deduce del uso del lúpulo Columbus. Y hablando de la lupulización, bastante baja, muy afrutada. A pesar del intenso dulzor de su sabor y su aroma, la Bommer está increíblemente bien equilibrada.

Esta “explosión” de aromas y sabores de la Bommen, hace que la bebamos despacito (como Luis Fonsi...), algo que conviene debido al alto contenido alcohólico (11,9% ABV). Y todo ello a un precio asequible, así que miel sobre hojuelas.

“Mi opinión en un Tweet:” “Killing me Sweetly” a bombazos y granadas con este birrazo, que me dejo. Nota: Notable alto.

Carta de Aromas: Lavanda

El aroma que podemos encontrar en la cerveza a lavanda y otras flores se debe principalmente al uso del lúpulo. No necesita tener un fuerte carácter lupulado para encontrarlos. Es más, los aromas florales suelen ser de lúpulos de corte más clásico, que se utilizan con moderación.

Lo que importa es que esos lúpulos tengan un alto contenido en Mirceno (presente también en la marihuana o en el laurel) que se transforme en Linalol, que es lo que nos va a dar este carácter floral.

Puede recordarnos también a la albahaca u otras hierbas aromáticas como la menta. En cualquier caso, dando un toque fresco al perfil aromático de la cerveza (por ejemplo en estilos como las Lager o las Pale Ale).

Para reconocerlo, puedes rebuscar en los herbolarios o pasear en primavera por un Jardín Botánico. ¡No es tan divertido como El Jardín del Lúpulo, pero seguro que al menos es igual de educativo (si no más)!

Vasos para Cerveza: Craft Glass

Llamamos a estos vasos “Craft Glass” porque lo que tienen en común es que son vasos que no responden a ninguna tradición cervecera ni a la costumbre de beber en ellos desde hace años, como pasa con la mayoría de los vasos asociados al consumo de cerveza, sino que han sido creados recientemente, específicamente para beber en ellos cerveza, a raíz del auge de la cerveza artesana o craft.

Y la verdad es que ya habíamos hablado de ellos hace tiempo, dedicando una entrada a justo los tres vasos de la foto. Por lo que os invitamos a leerla si queréis saber más de la copa Teku o de los vasos de IPA de Sierra Nevada y Dogfish Head, o de Boston Lager de Samuel Adams. Pero considerábamos necesario que estuviesen también en esta sección.

Aunque no sólo hay estos tres. Marcas como Spiegelau o Rastal (con otra vajilla como el vaso de Stout o la Craft Master, respectivamente) están innovando y creando nuevas formas que se adecuen a lo que cada estilo “demanda”.

¡Hasta en supermercados, grandes almacenes o tiendas de menaje para casa empiezan a aparecer estos vasos -o similares-! Incluso alguna gran cervecera los utiliza para su vajilla. Así que no hay excusa posible para no tener alguno en casa, dándole un toque moderno a nuestro ritual de beber cerveza.

Lúpulo: Cluster

Esta palabra que tal vez os suene a algo relacionado con la informática (pero con tilde, clúster) es en este caso el nombre de un lúpulo. El lúpulo que fue a Estados Unidos lo que una vez fue el Nugget a España: el lúpulo más cultivado hasta los años 70 en el país.

Un lúpulo que llegó en el siglo XIX con los colonos, fue el primero que se cultivó en EEUU y que llegó a representar el 95% de la superficie de lúpulo en el país. Por ello está asociado completamente con el estilo American Pilsner, ya que era el que utilizaban más a menudo.

Es un lúpulo de doble propósito, con un porcentaje de alfa ácidos de entre el 5% y el 9%, habitualmente. Proporciona aromas y sabores florales y especiados, con toque terrosos. Además, sus propiedades se mantienen muy bien con el tiempo, así que se puede almacenar sin problemas.

Eso sí, no intentes hacer sólo con él una cerveza muy lúpulada. No está pensado para IPAs, pero sí para las ya mencionadas cervezas tipo Pilsner Lager, u otras como Porters o Stouts. ¡Pruébalo y nos lo cuentas!

Villa de Madrid Ziva #5.0

La pasada semana fue el International Stout Day 2017, una excusa perfecta para sacar una cerveza de uno de nuestros estilos favoritos, potenciado además por la convocatoria de uno de los pocos eventos inter-blogueros-cerveceros que sigue en activo gracias a Jose, de Rubias, morenas, negras,..., bajo el hastag #ISD2017españa.

Y nosotros acudimos por tanto con una ISD (léase Imperial Stout Deliciosa) de España: La Ziva #5.0 (bajo esta denominación sacan sus cervezas especiales) de Villa de Madrid. Y esta es algo interesante porque tiene 11% ABV (como curiosidad, no busquéis fecha de consumo preferente; al tener más de 10% ABV la ley exime de ponerla), y lleva chocolate y café.

La cerveza es negra (de eso va el día) con espuma de color beis, no muy abundante, aunque al menos mantiene un poco todo el rato. En el aroma predominan sus adjuntos: café y chocolate. Aunque como las maltas oscuras dan también esos aromas, es difícil saber dónde acaba uno y empieza otro. Ah, y huele también a vainilla. En boca es tanto dulce como amarga, con mucho sabor de nuevo a café y chocolate, pero sin empalagar. Cierto toque a frutas pasas o licor (ya que cuando coge temperatura el alcohol se hace más presente).

Bueno, está claro que no nos hemos equivocado al elegir esta Imperial Stout para el evento, y que resulta sabrosa y compleja. Esperemos que sea una cerveza que pase a formar parte (al menos de manera estacional) de su catálogo, y no se quede en un mero recuerdo en las webs.

“Mi opinión en un Tweet:” Si te tomas #5, ya no sabes Ziva o “zi viene”. (Y por esto me echaron de Twitter). Nota: Sobresaliente.

The Beer Times (226)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Casi pasamos del verano al invierno, sin tiempo de leer todos estos enlaces sobre cervezas.

Anderson Valley Fall Hornin’ Pumpkin Ale

Acaba de pasar Halloween, y esa es la fecha que en nuestro país asociamos con las cervezas de calabaza (al ser la festividad asociada a la calabaza, desde la desaparición de Ruperta del 1, 2, 3). Pero en su país de origen, EEUU, las Pumpkin Ale se consumen durante toda esta temporada, sirviendo tanto para la noche de los muertos como para Acción de gracias.

Y por tanto nos llegan muchas de dicho país (y de otros, como vimos en la cata comparativa que hicimos hace un tiempo). Y la que nos ocupa hoy, es igual de los USA, de California. Lleva, como es habitual, calabaza y especias. Por lo que no es de extrañar que tras su color rojizo profundo y oscuro y su espuma hueso compacta, destaque el aroma de la calabaza, la canela y la nuez moscada.

Eso sí, bastante equilibrado entre las tres. Aunque con poca presencia de la malta (que deja destacar algo de caramelo). El sabor es dulce. De nuevo equilibrado y rico, pero igualmente con algo más de sabor a la propia cerveza la mejoraría.

Aun así es un buen ejemplo de estilo -aunque es un estilo que no tiene por qué gustarte si los dulces como los polvorones no te emocionan- que merece una gran nota (acercándose a las mejores de su clase). Puedes combinar su 6% ABV con algo de comer, como tubérculos asados o verduras a la parrilla, o postres como flan de huevo.

“Mi opinión en un Tweet:” Al calor del otoño, la cornucopia te da calabazas. Nota: Sobresaliente bajo.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Pale Lager?

Hoy vamos a hablar de algunos de los maridajes que recomendamos para el estilo cervecero más consumido del mundo. Las cervezas rubias de baja fermentación, con origen en la tradición centro europea (Alemania y República Checa). Son cervezas ligeras, de perfil limpio, elaboradas con maltas pálidas, y un carácter muy equilibrado, como las Pilsner o las Helles.

Estas características las hacen ideales para acompañar comidas sencillas, ni muy intensas ni muy complejas, ya que son cervezas que no poseen tampoco un abanico de sabores muy amplio debido a la “sencillez” de sus ingredientes.

Por ejemplo va muy bien con ensaladas vegetarianas (al usar el tipo de malta menos “cocinada”, va bien con platos poco transformados). Igualmente con algo como pechugas de pavo ligeramente pasadas por la plancha y poco condimentadas.

Igualmente sirve para maridar platos con sabor a “grano” (como un risotto). Y su final seco ayuda a limpiar el paladar en picoteos y embutidos. ¡Por eso estas cervezas Lager funcionan tan bien de tapeo en los bares! Pero a ti, ¿con qué te gusta maridar estas cervezas? ¡Cuéntanos tu combinación favorita!

Moda Cervecera: Poker de Lúpulos

Continuamos con la sección de Moda Cervecera, ya que en nuestra visita al Beermad encontramos allí a los chicos de Hop Wear, donde vimos esta camiseta de un “royal flush” de lúpulos (que no es ningún menú de restaurante de comida rápida, sino una escalera real, en argot del juego). Por si no fueran pocos nuestros vicios (la cerveza, la música, el sex...., ejem) otro más: el póker.

Pero en todos estos casos, es importante tener una mano ganadora, y escalera de color al As es una de las invencibles. Igual que una cata con cinco buenas cervezas o un blog en el que escriban cinco buenas personas (pista: empieza por Jar...).

Hay que añadir que estos de Hop Wear se lo están currando y no solo se limitan al diseño y venta de ropa "cervecista”, sino que también juegan en el campo del marketing basado en el mundo de la cerveza (y es que ya era hora de cambiar un poco la cara sobria y abigarrada de cierto sector del mercado). Están predicando con el ejemplo tal como resume la descripción de la camiseta, y es que no solo hay que tener buenas cartas sino jugar bien con ellas.

Así que con esta prenda de diseño “old school”, tanto en modelo masculino como femenino (lo cual es un detalle) podemos presentarnos en el curro o a dar una charla, que solo los que saben de birra entenderán el significado de esta mano. Y en todo caso, si no sabemos de póker, pues siempre podemos echar un órdago, que de eso sí que entendemos.