Vs. Cata comparativa de cervezas sabor limón

El verano nos sienta regular. Beber cerveza con el calor, mucha sed, y unas gargantas cuyo caudal se mide en “mississippis” hace que traseguemos con ganas (sobre todo en las sesiones especiales de cata que nos pillan de vacaciones) todo lo que se nos presenta. Y si tiene un toque cítrico y poco alcohol, pues mejor, porque resulta más refrescante.

Por ello las cervezas con sabor a limón (ya se llamen cervezas con limón, Shandy, Radler, champú, pika, clara, o como sea en cada pueblo) nos gustan mucho. Las hay de todo tipo, además (con refresco, con zumo de limón, con “aromas”,…) y por tanto, para todos los gustos. Una de nuestras favoritas es la Radler de Sevebrau. Pero se encuentra sólo en barril, así que han sido contadas las ocasiones en las que hemos podido beber esa bomba cítrica.

Por ello, enganchados a buscar ese sabor, hemos recorrido lo que más a mano nos pillaba este mes de agosto (maldita sea, porqué siempre hay más supermercados abiertos que otra cosa cerca de casa) a ver qué encontrábamos. Para los que ponen en duda nuestro “prestigio cervecero”: es sólo por hacer una frikicata de cervezas con limón, ya sabes, para echar unas risas y eso… vamos… porque el público lo demanda… Tenemos bien claro que a nadie le puede gustar el limón, sólo el lúpulo (guiño, guiño).

Y así, armados con la Shandy Cruzcampo, la Mahou Limón (que ya comentamos hace tiempo), la Amstel Radler y la Adlerbrau Clara sabor limón (todo ello en latas para igualar las condiciones de partida), decidimos probar a ver que cerveza con limón era la mejor para matar la sed (o el tiempo, en lo que hacíamos esta entrada).

De aspecto, la Shandy y la Adlerbrau eran sorprendentemente limpias y transparentes, doradas brillantes (y ambas con una casi absoluta ausencia de espuma). Esto, añadido a los aromas no agradables que emanan (la primera a limpiacristales y la segunda a alcanfor), las descalifica y suspende automáticamente. Podéis ahorraros probarlas (no como hicimos nosotros) para comprobar que su 0,9% ABV (no ponen en ninguna que sea cerveza sin alcohol porque no pone ni siquiera que sea cerveza) saben respectivamente a refresco artificial de limón una, y la otra (misteriosamente) a piruleta.

Así que centrándonos en las dos restantes: la Mahou Limón es ligeramente turbia, mientras que la Amstel Radler es muy turbia (al nivel de una Hefeweizen alemana), y ambas tienen una espuma gruesa y persistente. Pero el aroma de la primera se queda en sutil, y sabe a mezcla de Mahou con refresco, mientras que la segunda tiene aromas cítricos más frescos, como a bergamota, y sabor integrado y agradable, más marcado a limón pero notándose aún la cerveza.

La Mahou Limón tiene 3,2% ABV y se mantiene en el aprobado raspado que le dimos la otra vez. Pero la Amstel Radler tiene menos alcohol (sólo 2% ABV, lo cual es mejor para calmar la sed) y está más rica (hemos leído en su web que aparte de llevar refresco lleva algo de zumo de limón (2,7%), naranja, lima y acerola), por lo que supera el bien.

Pero si quieres hacer una cerveza con limón sabrosa… que llegue al sobresaliente… es fácil: prepárala tú mismo. Si eliges una buena cerveza y un buen refresco, tal vez no te salga tan barata como estas latas pero te saldrá mucho más rica. Y cópiales el truco: echa en el último momento un poco de zumo de frutas para rematar. ¡Cuéntanos los resultados! O dinos si tú tienes otra favorita, claro. U otro truco...

2 comentarios:

  1. En mi casa la que suele entrar para mi mujer, que es quien le gustan estas cosas, es la Mahou Mixta, que dentro de lo habitual en este estilo es de lo mas potable que veo

    ResponderEliminar