Brewdog Punk IPA

Esta cerveza marcó un momento en la escena craft del Reino Unido. Una pequeña cervecera con un marketing agresivo e iconoclasta lanzaba una IPA intensa y sabrosa, moderna, pero a la vez ideal para iniciarse. De eso ya hace casi una década, claro.

Ahora estamos acostumbrados a una escalada de amargor tal que los 35 IBUs de esta cerveza se quedan cortos… pero son ideales para los que empiezan. Por ello, esta rubia dorada, un poco turbia y de espuma blanca, es muy adecuada para comenzar el mundo de las IPA modernas, tras beber las clásicas inglesas, eso sí.

Su aroma a fruta tropical, cítrico e incluso algo pináceo, y su sabor amargo (pero sin pasarse) y equilibrado con un dulce maltoso y almibarado, demuestran que es una cerveza interesante y sin embargo, para todos los públicos. Y dan a la vieja escuela de India Pale Ale algo que pensar sobre el uso de los lúpulos (en este caso son Chinook, Ahtanum, Amarillo, Cascade, Simcoe y Nelson Sauvin).

Vale que el hábito no hace al monje y que un collar no te hace punk (por mucho que en nuestra cata extrema de la Punk IPA quisiésemos beberla en un bar de música punk), pero sí que es verdad que esta cerveza de 5,6% ABV desata algo que las Ales clásicas no logran: ¡Nuestras ganas de pogo!

“Mi opinión en un Tweet:” Los punks de la vieja escuela son más chungos, pero ni huelen tan rico ni le caerían bien a tu madre. Nota: Notable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario