Budějovický Budvar Vs. Budweiser

Hoy retomamos la sección Vs. en un duelo desigual. Dos cervezas que comparten nombre (bueno, hasta que la ley se lo impidió) y parentesco lejano, enfrentadas a muerte. En la esquina izquierda, con calzón verde y los alias de Budweiser Budvar o Czechvar, la checa Budějovický Budvar. Y en la esquina derecha, con calzón marrón, la Budweiser estadounidense. Ambas con un alcohol por volumen del 5% ABV y en formato de botella de 33 cl.

El color es similar, rubias, aunque la checa es más ambarina y la americana más clarita. En la espuma, gana la europea, ya que, pese a no tener demasiada espuma, ya es más que la yankee, que se podría clasificar como nula.

El olor es uno de los asaltos principales, ya que la Budějovický golpea con fuerza y un aroma muy agradable a lúpulo, floral y fragante (sobre todo si está aún cerca de su fecha de envasado), mientras que su contrincante desprende un olor desagradable, a plástico y aceite quemado. Los focos del ring están demasiado fuertes en su lado, parece.

Y en boca… vuelve a dominar la checa, con el punto justo de amargor para que sea refrescante y la malta que lo equilibra. En cambio, la norteamericana es dulce y empalagosa, nada sabrosa. Así que, contando a los puntos, la ganadora es la che

Perdón, el árbitro ha detenido el encuentro porque se ve que la cerveza Budweiser se había inscrito como “cerveza americana” y resulta que está fabricada en Barcelona, por Damm, bajo licencia de Anheuser-Busch, así que queda eliminada.

Lo cual nos deja como ganadora absoluta a la pilsner checa Budějovický Budvar, que recomendamos como una de nuestras favoritas, sin duda alguna, en lo que a cervezas checas fácilmente encontrables se refiere.

10 comentarios:

  1. Ja, jaaaa, muy bueno el combate. No sabía que Budweiser se hacía en Barcelona, qué curioso.
    Aunque esto más que un combate ha sido un entrenamiento con un sparring novato, estaba bien claro quién iba a ganar. Poner a la budvar a competir con alguien de su categoría, no sé, una pilsner alemana o incluso la Pilsner Urquell que tiempo ha incluso le podía ganar.

    ResponderEliminar
  2. Yo también prefiero la checa, pero la "Bud" desagradable tampoco es hombre. En mi opinión es que apenas huele a nada, pero tampoco dan arcadas... :-D
    Y reconozco que alguna noche de fiesta por ahí a las tantas, la he preferido al tercio de Mahou.... juas!

    ResponderEliminar
  3. TOOONGO TOOOONGO, ¿cómo que combate detenido? Queremos más sangre :D

    ResponderEliminar
  4. Yo descalificaba a la checa por ir de verde, atentando contra el reglamento de las buenas praxis cerveceras :P

    ResponderEliminar
  5. Muy buen combate, jejeje. Me ha gustado la forma de presentar estas dos cervezas. Yo me decanto sin duda por la checa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Parece que, exceptuando por lo de la botella verde... en lo demás está bien claro quién es la favorita y ganadora!

    ResponderEliminar
  7. Si EJDL tiene la opinión en un Tweet, voy hacerles un homenaje con "una respuesta en un Tweet":

    ¿Para qué beber agua de EE.UU pudiendo beber una pilsen que dominan los checos a la perfección?

    Saludos y salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea. "La respuesta en un Tweet". No-premio al canto.

      PD. He oído que decían que traían el agua de los EEUU, de verdad. No me lo creo ni de coña. Ni el agua, ni la birra.

      Eliminar
  8. yo bebi por primera vez el otro dia la checa esta y no estaba tan rica como decis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en todo, y mucho en la cerveza, depende en gran medida de la frescura de la botella. Esta cerveza, sin que haya pasado meses en la estantería de algún supermercado, es una verdadera delicia aromática y sabrosa. Siento que la que bebieses tú no fuese así.

      Eliminar