Países: Noruega

Noruega es un país norteño, el segundo más septentrional tras Rusia. Y como tal, tiene una tradición alcohólica contrastada. Pero hasta hace poco, con la aparición de cerveceras modernas, era difícil ubicar este país en el atlas cervecero. No obstante, su historia se remonta muy atrás, como mínimo un milenio.

La mayoría de sus cervezas tienen orígenes centroeuropeos, pero tienen estilos propios como la cerveza juleøl (cerveza navideña), que goza de gran reputación. Algunos esperan como agua de mayo (o de diciembre) esa época para poder llenar el buche de sabrosas cervezas maltosas. La pega es el elevado precio que deben pagar por ellas, ya que en Noruega el alcohol tiene precios muy elevados para un tren de vida "de aquí". Pero aún así, llegan cervezones (y los que más nos gustan son los más densos y alcohólicos), como la Haandbryggeriet Dark Force o la Nøgne Ø Imperial Stout.


Países: Australia

Es el país más grande de Oceanía y su capital es Canberra. Aunque el consumo de cerveza ha disminuido en los últimos años hasta unos 75 litros por año y persona, hace unos meses se hizo famoso en el mundo cervecero un vídeo en el que su primer ministro, Tony Abbott, se bebe una pinta de cerveza en 6 segundos, (causando mucha polémica).

La cerveza que todo el mundo conoce de este país es la Foster´s, pero ni de coña os vamos a recomendar ese pis aguado, habiendo cervezas de verdad como las Coopers, otras de las marcas más representativas del país. Os podemos recomendar por ejemplo su Sparkling Ale (el único estilo "australiano") o la Best Extra Stout.



Países: República Checa

Este país centro europeo, cuya capital es Praga, es un enclave cervecero por excelencia. Durante años ha sido famoso por tener el mayor consumo de cerveza por habitante (con casi 150 litros al año). Pero también es la cuna de uno de los estilos más conocidos de cerveza.

Y es que la cerveza lager tipo Pilsen (o Pilsner), toma su nombre de la ciudad de Pilsen, al oeste de la región de Bohemia, de donde es originaria, aunque ahora se imite en todo el mundo. Por ejemplo, de allí nos vienen cervezas como la archiconocida Pilsner Urquell o la Ferdinand Svêtlé 10 (el 10 se refiere a la medida de densidad, que los checos utilizan mucho para referirse a sus cervezas).


Vacaciones Veraniegas

Los jefes del blog nos vamos de vacaciones. Y decimos sólo los jefes, porque el blog, obviamente, no cierra. Se quedan al cargo el Becario y la Becaria. Les hemos atado cortos, para que no se arrejunten, pero hemos abierto los ventanucos que dan a pie de calle, para que puedan haceros llegar las entradas y les podáis tirar restos de comida.

Y, mientras nosotros viajamos, ellos harán en el blog un recorrido virtual por algunos de los países cuyas cervezas hemos comentado, reseñando brevemente (en lo más parecido a unas vacaciones que van a tener) sus características y compartiendo el enlace que las recopila. ¡Esperamos que todo esté en orden al volver!

¡Feliz verano a todos y todas!

The Beer Sun (36)

Dominical de verano con noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Ya podemos oler las vacaciones al ojear las páginas (virtuales) del magazine de los enlaces sobre cerveza.

Draft Beer Festival en León

Amigos, hoy estaremos en León, ya que en el brewpub Four Lions Brewery se celebra (desde ayer y hasta mañana) un evento de cerveza rica y buena, con la oportunidad de aprender y conocer a gente interesante.

Ayer ya moderamos nosotros un “Meet the Brewer” con los elaboradores de Old Skull, Monkey Beer y Portus Blendium, pero hoy hay más actividades. Por la mañana puertas abiertas en la fábrica. Por la tarde charlas y una mesa redonda (en la que de nuevo participamos). Y después otro “Meet the Brewer” con Fábrica Maravillas, Naparbier, y los anfitriones.

Todo ello, obviamente, regado con las cervezas de los diferentes cerveceros invitados. Así que merece la pena. Ah. Y el domingo, visita a los campos de lúpulo del Valle del Órbigo, que se nos olvidaba.

¿Pinta bien, verdad? Pues venga, os esperamos, que ya estamos aquí. Vamos pidiéndonos algo mientras para celebrar la cercanía de las vacaciones, ¿de acuerdo?

Série Noire (Edition Tourbee)

Cuando uno lee en una etiqueta en francés “Biere Brune”, por muy “artesanale” que ponga luego, uno se espera una cerveza estilo brune, claro. "Serie Noire" está claro lo que significa, que es oscura, y "Tourbee", bien podría ser turbia.

Entonces, nos quedamos “turbados” al servirla y encontrar algo parecido a una Stout, negra y con poca espuma (y poco persistente). Vamos, no lo que nos esperábamos en principio. Pero oye, podía ser sólo el color…

Así que metimos la nariz, y nos quedamos “más turbados” aún al notar ahumado picante (como el de los chiles, pero sin el chile), que enseguida pierde sus matices más agradables a hoguera para dejar sólo el rescoldo. En boca, igual, resulta amarga, cafetosa y ahumada (rollo churrasco y tabaco), con cuerpo medio y sin apenas carbonatación.

Vamos, que por si no lo habíais adivinado, usa maltas ahumadas con turba, como los whiskys, y por eso es así, 100% serie negra. Y potente de alcohol, además, con 8% ABV. Vamos, que esta cerveza de LaBelle, elaborada en la Brasserie du Pays Flamand no es de las que te dejan indiferente.

“Mi opinión en un Tweet:” No te turbes, es así. Negra y ahumada, como una pistola automática. Nota: Bien alto.

Lúpulo: Saaz

Un clásico entre los lúpulos es el Saaz, lúpulo natural de la zona de Bohemia, en la República Checa, y que toma su nombre de la ciudad de Žatec (en alemán, Saaz). Vamos, en mitad de una de las cunas de la cerveza moderna.

Este lúpulo noble (recordemos: por su equilibro entre alfa ácidos y beta ácidos, y su alto aroma frente a su bajo amargor), tiene tan sólo entre un 2% y un 5% de alfa ácidos, por lo que no aporta gran amargor.

Pero sí que da aromas herbales y florales, e incluso terraceos. Vamos, que huele a campo. Y, como es propio de la zona de Bohemia, pues se utiliza mucho en las Bohemian Pilsner y en las Lager; así como en algunas otras cervezas de corte europeo (Ales belgas, por ejemplo).

Por ello, lo podemos encontrar (y apreciar) en cervezas lager como la clásica Pilsner Urquell o la también checa 1795 o en la strong ale belga Duvel. Os invitamos a probarlas para reconocerle y a que nos contéis vuestro parecer.

Coronita

Coronita… todos hemos probado esa cerveza en algún momento, ya sea porque queríamos probar una de las cervezas mexicanas más vendidas en el mundo (y creciendo) o porque no nos quedaba otra en ese momento. Esta cerveza se produce por Grupo Modelo y es conocida en todo el mundo (menos España) como Corona.

Para empezar, viene envasada en botella de cuello largo transparente, para que puedas ver bien el color amarillo pálido y traslúcido que la caracteriza. En cuanto a la espuma… a nadie le importa porque se suele beber a morro de la botella y con una rodaja de limón dentro, pero como somos profesionales la hemos servido y, como se veía venir, sólo aparece un fino dedo de espuma que desaparece en pocos segundos.

Al abrir la botella, el aroma que desprende es marcado a cereal y algo herbáceo. Su sabor, sin tener en cuenta el limón que NO hemos añadido, es suave y fresco, con un toque ácido y amargo al final, el cual suele estar oculto bajo el limón.

La forma habitual de beber esta cerveza es en botella como hemos comentado pero, si prefieres el vaso, puedes servirte esta birra en jarra, eso sí, bien fresquita para refrescarte los largos días de ola de calor que estamos sufriendo como si fuera un refresco con 4,6% de ABV.

“Mi opinión en un Tweet:” Si quieres un refresco para la ola de calor, puede que te sirva, pero se va a calentar y no merece la pena. Nota: Insuficiente