Gentse Tripel

Gentse Tripel es una cerveza (de estilo Triple, como su nombre indica) elaborada por la cervecería Van Steenberge (los de la Gulden Draak, entre otras) para un minorista local (de Gante, que da nombre a la cerveza). Es bastante fácil de encontrar en aquella ciudad (y durante nuestra visita birroturística a Gante nos hicimos con su vaso).

La cerveza en sí es una rubia de color ambarino claro, con cierta turbidez leve. La cabeza de espuma es blanca, abundante y de burbuja grande y crepitante, pero que al final se mantiene. Huele a malta y azúcar caramelizado.

En boca es dulce, con un final más seco, floral y especiado (lleva lúpulos alemanes, checos y austriacos, además de hierbas y especias). Tiene un buen cuerpo y su 8% ABV no está tan presente como para que moleste al beber.

Se recomienda beber en cáliz (el suyo es bien molón, coronado por conos de lúpulo en una cenefa que coincide con la capa de espuma; precioso, pero el tacto en los labios no acaba de ser agradable) y es ideal para acompañar unos mejillones con patatas fritas.

“Mi opinión en un Tweet:” Una cerveza tipicamente belga pensada para gustar a la mayoría. Nota: Bien.

Debate: North East IPA

Uno de los próximos estilos de moda parece que van a ser las que se están dando en llamar “North East IPA”. Del noreste de EEUU, claro, de la zona de Nueva Inglaterra (NE). No sabemos si las conocéis por este nombre, pero casi seguro que las habéis probado ya en alguna ocasión.

Sus características suelen ser su color rubio turbio, opaco y denso (un poco como un biofrutas) debido al uso de adjuntos (habitualmente avena o trigo crudos, hasta un 10% casi) y el uso de lúpulo que den sabores y aromas tropicales frutales (en contraposición a las West Coast IPA y sus resinas y pinos), sobre todo en Dry-hopping. Sin embargo, suelen ser bastante menos amargas (más maltosas, afrutadas y equilibradas, con cierto perfil inglés), con mucho más cuerpo y proteínas en ellas.

Vamos, que parece un zumo y sabe como un zumo. O un biofrutas. ¿Habéis probado alguna ya? ¿Qué os han parecido? La verdad es que, en la teoría, es un estilo interesante y diferente. Una vuelta de tuerca bastante interesante a las IPAs americanas. Eso sí, por sus características, envejecerán aún peor, y llevarán el “beberlas frescas” a un nivel de frikismo tremendo.

La cosa es si funcionará (creemos que sí, al menos allí) y si aquí lo copiaremos (con el entusiasmo con el que nos solemos subir a las modas). Estamos casi seguros que acabará como un sub-estilo propio en BJCP y que dentro de unos años hablaremos con normalidad de las NEIPAs como ahora lo hacemos de las Black IPA o las West Coast. ¿Vosotros qué pensáis?

The Beer Sun (50)

Dominical de verano con noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Último número de la temporada del dominical veraniego y sus enlaces sobre cerveza.

Música de Anuncio: Aleluya (El Mesías)

No sabemos qué les pasa a los creativos de las compañías de cerveza o a sus agencias de publicidad, pero los anuncios de televisión de cerveza cada vez tienen menos canciones molonas. Cuesta encontrar bandas sonoras épicas, se ve, y por eso recurren a la música clásica.

En esta ocasión (y el milagro obrado es que lo lleguemos a considerar cerveza, incluso) la partitura usada (y modificada) se basa en el coro final, con trompetas y timbales, de la segunda parte de El Mesías, de Georg Friedrich Händel, conocida habitualmente como el Aleluya.


Rogue Dead Guy Ale

Vamos hoy a comentar una cerveza un tanto extraña pero bien molona, tanto por su contenido como diseño y su logotipo (del que tenemos el vaso y todo). Y es que esta cerveza de los de Oregón es una Ale que se inspira en las cervezas alemanas tipo Maibock (que son Lager).

Con esa premisa, nos encontramos con una cerveza de color ámbar anaranjado, turbia. La cabeza de espuma blanca es de tamaño medio, pegajosa. Hasta aquí, no es que se parezca mucho a las cervezas alemanas.

El aroma es maltoso, con mucho caramelo y algo de lúpulo resinoso y especiado. En boca vuelve a ser principalmente maltosa, pero de nuevo el lúpulo aparece con un buen amargor. Es densa y con cuerpo y potencia en boca. Y un alcohol integrado pero mencionable (6,5% ABV).

Así que tenemos un híbrido raro entre una cerveza alemana y una americana. El toque moderno puede al clásico, sin duda, creando un producto muy interesante pero a lo mejor un pelín sobrevalorado actualmente (tal vez hace 20 años era la hostia de innovador, claro).

“Mi opinión en un Tweet:” Cuando las Maibock se van a hacer las américas. Nota: Notable bajo.

Lúpulo: Ella

Hoy os vamos a hablar de Ella. Ella antes se hacía llamar Stella, y viene de Australia. Pero no es ninguna chica, es un lúpulo pariente del Galaxy y que procede de la familia del Spalt. Se empezó a comercializar en 2007, y tuvo que cambiar su nombre unos años después por presiones de Stella Artois, parece.

Aunque tiene una alta concentración de aceites y alfa ácidos (entre el 13 y el 16 por ciento), su uso suele tender más hacia las aportaciones de sabor y aroma. Y es que sus cualidades son curiosas, ya que depende de la cantidad el perfil que da.

Así, si se usa en pequeñas cantidades, las notas que presentan son florales y especiadas (con cierto carácter de anís estrellado). Pero si se usa en mayores cantidades (o en dry-hopping) añade junto con las maltas perfiles tropicales y a pomelo.

Se suele usar en cervezas "delicadas", como Lager, Pilsner o Pale Ale. Lamentablemente, aún no hemos comentado ninguna cerveza que lleve este lúpulo en el blog. Pero sí que las hemos probado. No hay que irse muy lejos para ello: la Spring Xplosion (de Brew & Roll y Cocina Creativa) lo lleva. Pero es que la nueva Summer Xplosion no sólo lo lleva, sino que es monovarietal. Sólo utiliza lúpulo Ella, desde el amargor hasta el dry-hopping. Así que ya sabes dónde poderlo probar. Y nos cuentas que tal.

Vleteren Dark Old Strong Ale

Lo primero, aunque se llame Vleteren, esta cerveza no está hecha en ese pueblo en sí. Ni en su vecino más conocido (Westvleteren), ni en el del otro lado (Oostvleteren); sino en el de la diagonal: Woesten-Vleteren. Donde Deca Brouwerij tiene su sede.

La cerveza es, claramente, una Belgian Strong Dark Ale, de color marrón oscuro, rojizo, casi negro. Un poco turbia. Y con una cabeza de espuma normal tirando a fea (no muy abundante y crepitante), que mantiene bien, eso sí.

El aroma es vinoso, afrutado y punzante, con notas metálicas. Podría ser agradable, pero no lo es. No resulta grato de primeras. Según se suaviza, se hace más tolerable, aunque la presencia de alcohol es notoria. En boca mejora mucho, resultando dulce y maltosa, agradable, con sabor a frutas pasas y licor.

Vamos, que es una cerveza belga de 8% ABV aceptable, aunque no redonda. La puedes beber en cáliz sin problemas. Pero si has ido hasta allí, a sólo 5 kilómetros está el monasterio de St. Sixtus con su bar, donde podrás beber una de las mejores Belgian Strong Dark Ale (la que dicen “la mejor”).

“Mi opinión en un Tweet:” Las cervezas belgas son alcohólicas, lo sabemos. Pero deberían estar equilibradas. Nota: Suficiente alto.

Debate: Evaluar en las Webs y Apps de Cerveza

Un debate muy repetido es el de cómo y qué evaluar y puntuar en una cerveza, sobre todo cuando hablamos de las webs y aplicaciones sociales de cerveza. Esas que usamos para compartir nuestras opiniones sobre lo que bebemos.

Hace poco volvía saltar el tema, por una puntuación baja otorgada a una cerveza que alguien bebió y no estaba bien (siendo, parecía, algo debido a la propia botella y no al lote). A partir de ahí el debate se orientó hacia si se debe comentar estas experiencias personales negativas sinceras (nunca nadie discrepa con las positivas sinceras), o si se deben obviar si difieren de la norma. Antes de plantear la primera pregunta queremos indicar: ¿no son realmente todas las opiniones basadas en experiencias personales puntuales? Así que... ¿Qué opináis vosotros?

Pero la cosa que más nos llamó la atención es que, pese a lo que muchos argumentan, redes sociales como Ratebeer animan a juzgar y valorar las cervezas que bebes y compartes dejando el estilo de lado y juzgándolas por tanto de manera subjetiva, en base a si a ti te parece buena cerveza o no. Atentos, que copipegamos:

Q. Should I rate a beer to style as a beer judge would?
A. In short, no. While RateBeer encourages its members to learn as much as they can about beer and beer styles, RateBeer uses a Hedonic Scale to judge a beer according to how much it pleases the nose, eyes and tongue. (...) So please, learn about classic styles, learn about beer history, learn about the great brewers but when you rate put style aside and tell us how GOOD the beer is.
Fuente: http://www.ratebeer.com/faq

Fijaos que curioso. Eso explica que haya gente que puntúe bajo cervezas porque les parecen muy amargas. O intensas. O lo que sea. Los estilos son, como dicen, una cosa muy bonita para estudiar aprender o imponer dificultades técnicas en la elaboración. Pero no siempre hacen que sea la cerveza que más gusta. ¿O no?

The Beer Sun (49)

Dominical de verano con noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

El mes se va acabando, el calor se mantiene. Y lo que siempre llega es el dominical de los enlaces sobre cerveza.