Vasos para Cerveza: Jarra

El recipiente del que hoy os vamos a hablar es uno de los más típicos y tradicionales para la cerveza: La jarra con asa. Un clásico. Unida en nuestra imaginación inexorablemente con la cerveza. Apenas se nos ocurren otras bebidas que se tomen en este tipo de vaso.

Su tamaño puede variar (aunque lo habitual es que sea de entre 50 centilitros y un litro), igual que la decoración de sus paredes o su material (las de cristal, o las de cerámica opaca) o la presencia de una tapa metálica. Pero lo que no puede faltar es el asa: si no tiene asa, no es jarra.

Las ventajas de este tipo de vajilla son, sobre todo, su gran capacidad (de ahí el asa para aguantar el peso) y su versatilidad. Ah, y que su grosor habitual permite usarlas para brindar con ganas o golpear la mesa al ritmo de la música. Las desventajas: su poco refinamiento y su peso.

Tradicionalmente asociadas con los estilos germanos (Helles, Lager, etc.), se recomienda sobre todo para los que no tengan demasiada graduación, ya que en estos casos, el tamaño SÍ que importa. No es una vajilla imprescindible en casa (donde no se acostumbra a beber más de medio litro por persona), pero sí en bares.

Timmermans Lambicus Blanche

Una cerveza realmente peculiar la que vamos a comentar hoy. Un cruce entre las cervezas clásicas de trigo belga (Blanche o Witbier) y las de fermentación espontánea de la zona cercana a Bruselas (Lambic).

El resultado es una cerveza de color arena, claro y limpio, con una bonita cabeza de espuma blanca. De baja persistencia pero dejando un bonito “encaje de Bruselas” (que es como se denomina el dibujo que deja la espuma pegado al vaso.

El aroma es muy fresco, con mucha presencia de la parte de levaduras salvajes y frutal. El sabor es acidulce, también con fruta, pero más notas cítricas (lleva cilantro y piel de naranja).

Su alta carbonatación y su bajo alcohol (4,5% ABV) hacen que el conjunto sea muy refrescante sin resultar agresivo, y por lo tanto ideal para los días de calor. Beber en vaso tipo Wit y acompañar de ensaladas ligeras.

“Mi opinión en un Tweet:” No muy ortodoxa, pero sí sabrosa. Nota: Notable.

The Beer Sun (56)

Dominical de verano con noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si es un domingo de resaca, nada mejor para combatirla que estos enlaces sobre cerveza.

Noticias de la Prensa Generalista (15)

En verano, las referencias a la cerveza en los periódicos y en la prensa de corte general se multiplican como las setas en otoño. Cosa que nos gusta, pero con reservas, ya que no siempre se le da un tratamiento adecuado al asunto.

Por eso nos gusta cuando los periodistas nos escriben al Jardín y nos consultan, aunque sea para temas tan ligeros como la estúpida moda cervecera de turno (en este caso, servir la cerveza con pulso de hielo, evitando generar nada de espuma y llenando el vaso hasta el borde). Sí, por lo visto hay gente que hace eso.

Aunque también hablan de cosas como a qué se debe el color de las botellas de cerveza (y lo explican bien), o incluyen una noticia de esas que nos gustan sobre las ventajas para la salud de beber cerveza. Vale que sabemos que el alcohol es malo… pero ya que lo bebemos, veamos el lado bueno.

Y, si todo va bien, la semana que viene haremos un especial de esta sección, porque otro medio nos ha escrito para hablar de cerveza y turismo y, si no hay sorpresas, esta semana estaremos en la radio y la tele intentando divulgar un poco de cultura cervecera. ¡Luego lo compartiremos con vosotros!

Ayinger Weizenbock

De esta casa alemana que todo lo que hemos probado nos ha gustado bastante, nos centramos hoy en su cerveza de estilo Weizenbock, o sea, la “fuerte” de trigo. Como ya hemos comentado otras veces, aunque “Bock” significa cabra, en Alemania se utiliza como sufijo en los estilos para indicar que es más fuerte.

Al ser una típica cerveza de trigo alemán, es turbia. De color amarillo anaranjado, algo apagado. La espuma es abundante: blanca y compacta, con buena presencia en el vaso alargado y estrecho en el centro en el que se suelen servir estas cervezas.

El aroma es muy agradable. A malta de trigo y fruta. Y el sabor es dulce, con abundantes notas a pan y levadura. También tiene algo de presencia el plátano típico de estas cervezas. Todo bien potente y conjugado con un buen cuerpo y suavidad, que hace una cerveza muy bebible.

Y que esconde muy bien los 7,1% ABV que tiene. Así que es peligrosa tanto en invierno, que es para cuando fue diseñada, como en verano por lo bien que entra. Bebedla con moderación acompañando una Kartoffelsalat bien fresquita.

“Mi opinión en un Tweet:” Winter is coming, pero en verano se disfruta también. Nota: Sobresaliente.

Moda Cervecera: I LoveCraft Beer

Comenzamos nueva sección en El Jardín del Lúpulo. Una dedicada a compartir con vosotros, jardineros lectores, las prendas (o complementos) que vemos por ahí y que consideramos que encajarían perfectamente y a la moda en el armario de un buen cervecero.

Y queremos inaugurarla con esta camiseta que causa sensación cada vez que uno de nuestros amigos se la pone y sube una foto a las redes sociales. Una camiseta ideal para amantes de la cerveza Craft y de ese inmenso escritor que es H. P. Lovecraft.

Con ella, todo entendido te reconocerá como un conocedor de lo bueno tanto en cerveza como en literatura de terror cósmico. Juntos podréis invocar a Yog-Sothoth (la llave y la puerta, el todo-en-uno, el oculto, el abridor del camino) mientras compartís una cerveza de Nueva Inglaterra.

¡Vamos, que fardarás mogollón! Así que no sabemos a qué esperas para conseguirla. Y si te gusta este tipo de camisetas… no puedes perderte las próximas entregas de esta sección de moda, ya que querrás todas, sin duda alguna. ¡Nosotros las queremos!

Maltas: Ámbar

Hoy retomamos la buena costumbre de hablaros de los diferentes tipos maltas. Como recordareis, en la última entrada de esta sección, comenzamos el grupo de las maltas de cebada tostadas hablando de la malta Biscuit. Hoy seguimos en ello con la malta Ámbar.

Ésta es una malta ligeramente tostada y típicamente inglesa. Su rango de color se encuentra entre 20-36 SRM. Es característica por aportar a las cervezas tonos rojizos (o ambarinos). Si hablamos de su aroma, encontramos notas a caramelo, pan horneado y nueces. Además también aporta amargor a la cerveza, ya que el proceso de tostado promueve la formación de unos compuestos, conocidos como pirazina y pirrol, que contribuyen a ello.

En receta no se suele emplear más de un 20% ya que esta malta tiene un poder de sacarificación bajo, lo cual quiere decir que de todos los azúcares que va a aportar al mosto, muchos no van a poder ser fermentados y van a quedar de manera residual aportando cierto dulzor a la cerveza.

Una malta de origen inglés usada en cervezas Brown Ale, Bitter o Mild, por poner algunos ejemplos. Pero si la usáis, como siempre, os recomendamos jugar y experimentar. Los límites los ponéis vosotros.

Abridor USB

La ciencia avanza que es una barbaridad. Pero no tanto como para que podamos beber las cervezas de manera virtual. Aún es un placer reservado IRL (In Real Life). Pero eso no significa que no se lleve bien con las “nuevas” (¿hasta cuándo van a seguir siendo nuevas?) tecnologías.

Redes sociales dedicadas en exclusiva a las cervezas, páginas de ratings, blogs y webs especializadas como esta… ¡Bits y Beers unidos abren un gran abanico de posibilidades! Pero para abrir la cerveza, siempre que tenga chapa, vamos a necesitar un abridor.

Y este abridor que combina la parte física de hacer palanca con la parte virtual de un almacenaje Flash Drive de 8 GB con conexión USB… ¡Pues es justo lo que necesitamos en nuestro día a día! En él podemos llevar nuestros textos, imágenes o vídeos favoritos…

¡Para disfrutarlos con nuestra cerveza favorita! Y es que los “maridajes” pueden no limitarse a la comida: música, series, videojuegos… ¡Todo es susceptible de mejorar si va acompañado de una buena cerveza! Así que ya sabéis… abrid una birra para leer El Jardín del Lúpulo.

St. Austell Tribute Ale

Somos, como bien sabréis, amantes de las cervezas inglesas equilibradas y fáciles de beber. Ideal para disfrutar de una cerveza de “sesión”, aunque el estilo no se llame “session” por ningún lado. Y si además tiene un fuerte carácter local, ya nos parece un valor añadido de lo más recomendable. Esta Pale Ale que rinde tributo a Cornualles cumple todo esto, así que no podíamos menos que beberla y reseñarla.

De color arena anaranjada, presenta una ligera capa de espuma debida a su fina carbonatación. En nariz destacan las notas cítricas del lúpulo y a pan de la malta. Cabe destacar que la información de la etiqueta es muy completa, con descripción organoléptica e ingredientes detallados, incluyendo maltas (Maris Otter y Cornish Gold) y lúpulos (Willamette, Fuggle y Styrian Goldings).

En boca es ligera y fresca, con un sabor suave y equilibrado que tiende al amargo ligeramente pero que sin resultar intenso sí que es sabroso. Resulta más maltosa y frutal que en nariz, pero el final es más seco y amargo, con leve caramelo, invitando a dar un segundo trago rápido (y largo).

Con sólo 4,2% ABV y un cuerpo leve, resulta una cerveza ideal para acompañar comidas como “cerveza de mesa” o para pasar largo rato charlando en el pub con los amigos. Para beber a decenas (aunque siempre con moderación) e ideal tanto para iniciados como para novatos.

“Mi opinión en un Tweet:” La primera tras las vacaciones se merece una buena puntuación. Nota: Sobresaliente bajo.