Delirium Christmas

Las Navidades son todo un delirio. De luces, de compras, de familia, de ruidos, de coches… La verdad es que a veces el cuerpo pide una pausa. ¡Y en eso la cerveza es nuestra fiel amiga! Pero la cerveza también puede ser un delirio, sobre todo las de Brouwerij Huyghe. ¡Incluso su especial de Navidad (Christmas o Noël)!

Una cerveza rojiza, como de color cerveza (ojo, no lleva fruta como otras de la casa) y un poco velada. Tiene mucha burbuja y mucha espuma, de aspecto irregular y persistencia media. Se parece a la Delirium Nocturnum bastante.

Pero esta cerveza huele y sabe más. El aroma es típicamente belga: mucha malta y mucha levadura especiada. Y el sabor es similar: afrutado, dulce y maltoso, con mucha presencia de caramelo, azúcares y grano tostado.

Y con todo ello, alcanza los nada despreciables 10% ABV, bastante presentes en boca, lo cual te casi-asegura una buena resaca la mañana de Navidad o Año Nuevo… ¡Si no la tenías asegurada ya! Así que recuerda: bebe con moderación.

“Mi opinión en un Tweet:” El delirio navideño llega a las cervezas. Nota: Bien alto.

The Beer Times (232)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

El tradicional dominical que complementa a esta web vuelve como cada semana lleno de enlaces sobre cervezas.

Fuller’s Old Winter Ale

Como es ya tradición, en el periodo que va desde nuestro aniversario hasta la noche de reyes, dedicamos la mayor parte de las reseñas de cerveza a las que se elaboran tradicionalmente para el invierno o la navidad. Como es el caso de la que nos ocupa de la londinense Fuller’s.

Una cerveza de color caoba, con un aspecto limpio y un bonito marrón rojizo translucido. La espuma es de color blanco hueso y aunque no es muy abundante es compacta y de persistencia media en el vaso.

El aroma es principalmente maltoso y con mucha presencia de caramelo (debido al uso de malta tipo Crystal , que es una malta tipo caramelo) y que se deja notar también en el sabor. Un sabor que es también maltoso, con presencia de galleta y caramelo y final amargo.

Y que es bastante intenso y sabroso. Sobre todo teniendo en cuenta que esta cerveza tiene sólo 5,3% ABV (menos que muchas rubias “de batalla”, aunque más de lo que los ingleses acostumbran). ¡Por lo que no podemos menos que recomendarla!

“Mi opinión en un Tweet:” Es fuerte en sabor pero no en alcohol. Menos mal, porque es medio litro. Nota: Notable.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Blonde?

Las cervezas de estilo Blonde pertenecen a la tradición belga y son rubias de alta fermentación, de graduación media y con predominancia de las maltas claras y los ésteres de la levadura. Su perfil es maltoso, afrutado y ligeramente especiado, con un final seco.

Como nos son muy potentes, suelen combinar bien con comidas medianamente ligeras. Ensaladas, pescados a la parrilla o pollo a la plancha pueden ser maridajes adecuados para este tipo de cerveza.

También el marisco puede quedar bien. Y los platos donde el sabor umami potencie el perfil seco y más refrescante de estas cervezas, rebajando el dulzor de las maltas y la fruta de la levadura.

Pero si algo nos gusta realmente con estas cervezas es el queso. Quedan genial con quesos semiduros como el queso Edam o el Gouda. En serio, si no lo habéis probado, hacedlo, y descubriréis un gran (y sencillo) maridaje.

La Cerveza en el Arte: John Frederick Peto


Continuamos la sección en la que vamos a repasar obras de arte (sobre todo pintura ya que es la más prolífica) que estén relacionadas con o en las que aparezca la cerveza. Ya sea esta su tema principal o que salga sin más mencionada.

Y veremos aparecer la cerveza mucho en las naturalezas muertas. En nuestra casa pasaría lo mismo: coge unos cuantos objetos al azar de la habitación y seguro que algo de cerveza cae (unas chapas, botellas, abridor… ¡vete tú a saber!).

Pues a John Frederick Peto le pasa lo mismo. Reúne en un momento unas cosillas de la mesa y pinta este “Libros, jarra, pipa y violín” allá por 1880. Es un óleo sobre lienzo de 63,7 x 76,1 cm inspirado en las obras de William H. Harnett.

¡Y este cuadro sí que puedes visitarlo! Porque pertenece a la colección del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, en Madrid. Así que si te planteas una ruta de birroturismo por la capital, no te olvides de incluir esto.

Maltas: Centeno

Queridos jardineros, a las puertas de finalizar esta sección, hoy hablaremos de otro de los cereales que se tradicionalmente se maltean y emplean en la elaboración de cerveza. Vamos a hablaros de la malta de centeno.

Su gama de color suele estar entre 2-4 SRM, aunque como nos pasaba con la malta de trigo, debido a que se pueden aplicar similares procesos de malteo a los que se aplican a la cebada, podemos encontrar maltas de centeno con más de 250 SRM. Además, la malta de centeno tiene algunas similitudes organolépticas con la malta de trigo, pero esta tiene un sabor picante distintivo, que se refleja muy bien en la cerveza.

El centeno, como el trigo y la avena (de la cual os hablaremos en la última entrega de esta sección), carece de cascarilla. Esto contribuye a las propiedades de densidad y viscosidad, las cuales afectaran tanto al lecho de germinación durante el malteado, como al lecho de filtración tras el macerado, problema que ya os comentábamos con el trigo.

Se emplea para hacer cervezas en las que el centeno es la malta mayoritaria o para darle un toque diferente a cervezas especiales y estacionales. Si os decidís a elaborar una cerveza de centeno, os recomendamos que no supere el 50% del grano de la receta, debido a los problemas que su viscosidad, su falta de cascarilla y su poder enzimático nos pueden ocasionar. Y os aconsejamos que probéis a combinarla con lúpulos americanos, ya que casan muy bien con esta malta tan especial. Pero es un cereal más con el que jugar y experimentar en este apasionante mundo que tantas posibilidades nos da.

EnBabia Cuádruple Salto Mortal y Medio

Tras este nombre tan cortito se esconde la cerveza ganadora de la quinta edición del Concurso Homebrewer, y que por tanto ha sido elaborada de manera profesional por Arriaca en sus instalaciones de Guadalajara, con la colaboración del autor de la receta (y ganador absoluto del concurso) Pedro Babiano (y la presencia de El Jardín del Lúpulo y La Tienda de la Cerveza como observadores, pero sin dar un palo al agua).

La cerveza se elaboró hace meses, pero es un estilo que pide una fermentación y maduración sin prisa, así que no hace tanto que fue presentada y llegó al mercado… ¡Donde se vendió todo lo de la fábrica en su primer día! Por lo que no debéis dejar pasar la oportunidad de probarla si la veis.

Os encontraréis con una cerveza tipo Strong Dark Ale Belga (o Quadrupel, si nos atenemos a la clasificación más típica de las abadías) con 9,7% ABV y sólo 27 IBUs. Y es que en esta cerveza el amargor no es el protagonista, sino la malta. Por eso lleva maltas Pilsner, Caramunich, Special B, Cararoma y Carapils, además de trigo en copos.

Toda esa cantidad de maltas especiales le da un color marrón rojizo profundo, turbio y oscuro, coronado por una espuma de color beis claro o blanco roto, fina y compacta, que no es muy abundante ni persistente, pero que siempre mantiene una capa sobre la copa. El aroma es muy belga, con mucha presencia de las maltas (aromas a caramelo, pasas) pero también a la levadura (plátano y nuez moscada).

El sabor es dulce y complejo, muy sabrosa, maltosa y con notas licorosas (recordando un poco a Pedro Ximenez) aunque el alcohol está bien integrado. El carbónico es medio/alto, pero acompaña bien a su cuerpo denso pero suave y cremoso.

Sin duda es una cerveza que merece ganar un concurso (nos consta que ganó unos cuantos), así que tras la buena selección y con el saber hacer de los cerveceros de Arriaca, han logrado reproducirla con bastante fidelidad (aunque hemos de reconocer que al compararlas la versión “homebrewer” estaba más rica, pero juega con la ventaja de que le lleva un año de ventaja madurando, con lo cual estamos seguros de que esta va a ser una cerveza que evolucionará muy bien con el paso del tiempo, por si queréis guardarla).

Para beberla te recomendamos no tomarla a menos de 8 ºC y beberla en cáliz, acompañándola de carnes guisadas o a la barbacoa, platos ahumados o dulces de navidad, aprovechando que ahora se acerca la época y parece que esta no es una cerveza pensada para los días de agosto, sino las noches de invierno.

“Mi opinión en un Tweet:” Al Jurado le gustan las cervezas que les hagan sentir de vacaciones… o en Babia. Nota: Sobresaliente.

The Beer Times (231)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Acaba la semana del sexto aniversario del Jardín y volvemos a la normalidad trayendo el dominical de los enlaces sobre cervezas.